29 detenidos en l’Hospitalet en una operación contra una organización criminal que estafó 200.000 euros por internet

La Policía Nacional ha detenido a 29 personas en la desarticulación de una una organización criminal dedicada a efectuar estafas masivas a través de una plataforma digital de compraventa que tenía su «sede» en la localidad barcelonesa de L’Hospitalet de Llobregat. Los delincuentes llegaron a obtener más de 200.000 euros engañando a más de 400 personas residentes en todo el territorio nacional.

Los 29 detenidos contaban con una estructura perfectamente jerarquizada y asentada en la localidad barcelonesa de Hospitalet de Llobregat.
Para llevar a cabo este tipo de fraude, la organización contactaba, a través de una conocida aplicación de compraventa, con personas que anunciaban sus productos, principalmente telefonía móvil de alta gama, televisores, consolas y drones, y les realizaba una oferta superior al valor anunciado para que corrieran con los gastos de envío.

Para asegurar la compraventa y ofrecer garantías a la víctima, les enviaban una fotografía de su supuesto DNI. El afectado no sospechaba que se trataba de un fraude, ya que la identidad utilizada pertenecía a una persona a quien habían suplantado.

Uso fraudulento de plataformas de pago

Los arrestados suplantaban la plataforma de pago de la propia aplicación o de una entidad bancaria para hacer creer a la víctima que habían cobrado la venta. El engaño se materializaba cuando los autores, valiéndose de
técnicas de ingeniería social, remitían un falso correo electrónico de la
pasarela de pago seguro de la aplicación de compraventa o de una entidad
bancaria, en el que conformaban el pago de la cantidad acordada por el
producto.

La característica principal de esta tipología delictiva radica en que las
victimas recibían un nuevo correo electrónico fraudulento en el que le
indicaban que había un exceso en el importe de pago y que, para liberar la
transferencia, debían realizar un ingreso de compensación en una cuenta
bancaria -que correspondía a la de un miembro de la organización- o una
transferencia a un beneficiario localizado en Nigeria.

Red de colaboradores necesarios para consumar la macro estafa
Para todo ello, la organización precisaba de la cooperación de distintas
personas, entre ellas se encuentran las denominadas “mulas informáticas”,
que previamente eran captadas a través de esa misma aplicación o de otras
redes sociales. Estas personas, por una parte se encargaban de recibir los
paquetes que contienen las compras fraudulentas realizadas, que luego
revendían en distintos canales de venta de segunda mano.
Por otra parte estaban los titulares de cuentas bancarias donde se hacía el
ingreso del dinero procedente de las víctimas. Los beneficios obtenidos, una vez descontada su parte, se enviaban a Nigeria a través de empresas de
transferencias de fondos, utilizando identidades falsas en connivencia con
los responsables de la trama.

Los cerebros de la trama residían en Nigeria

Tras casi dos años de investigación se da por desarticulada gran parte de la
organización, que estaría asentada en el municipio barcelonés de Hospitalet del Llobregat.
Asimismo, se ha solicitado a través de los canales establecidos una
Comisión Rogatoria Internacional para que las autoridades nigerianas
procedan a la plena identificación y detención de 136 personas de ese país
que están plenamente relacionadas con la investigación y, entre los cuales,
se hallarían los autores intelectuales.
Hasta el momento se han detectado más de 400 afectados repartidos por
todo el territorio nacional y ya se han registrado 248 denuncias con un
impacto económico superior a los 200.000 euros.

Gracias al trabajo policial, se ha podido paralizar más de un centenar de
envíos fraudulentos que pudieron ser retornados a sus legítimos propietarios, contando para ello con la colaboración de las empresas de transporte.

En la fase de explotación de la operación se llevaron a cabo cuatro registros
domiciliarios que dieron lugar a 29 detenciones. Una persona más está
siendo investigada. A todos ellos se les acusa de ser los presuntos autores
de delitos de pertenencia a organización criminal, estafa, blanqueo de
capitales y usurpación de estado civil. Se ha intervenido numerosa
documentación y efectos relacionados con los ilícitos investigados.

Port de Tarragona