A prisión un padre y un hijo por atracar cuatro gasolineras del Penedès y el Baix Llobregat

El joven entraba con casco en las dependencias armado con una escopeta recortada, mientras el padre esperaba en una furgoneta para darse a la fuga

Mossos de la Región Metropolitana de Barcelona y del Penedès han ingresado en prisión por orden judicial a un padre y un hijo, de 38 y 68 años, de nacionalidad española, como presuntos autores de cuatro robos violentos en gasolineras del Alto y el Baix Penedès y del Baix Llobregat. Los agentes los detuvieron tras una investigación que ha durado un mes y medio y que se inició el 31 de enero en un atraco que se produjo en una gasolinera situada en el término municipal de Sant Martí Sarroca (Barcelona). Un hombre irrumpió en la estación de servicio con el rostro oculto con un pasamontañas y un casco de motocicleta y esgrimió una escopeta recortada. De este primer robo se llevó 1.430 euros en efectivo y un teléfono móvil de alta gama.

Durante las semanas siguientes se perpetraron tres otros robos violentos en estaciones de servicio. Una vez analizados por los investigadores determinaron que había varios elementos que sugerían la misma autoría de los hechos: la tipología del establecimiento, la franja horaria, la sustracción previa en todos los casos de un ciclomotor antes de ejecutar el robo, el uso de una escopeta recortada, además de la coincidencia en los rasgos físicos del atracador. En el segundo de estos atracos, llevado a cabo el día 11 de febrero en una gasolinera del Alt Penedès el arrestado disparó una escopeta en repetidas ocasiones contra una de las estanterías del establecimiento con el objetivo de intimidar su trabajador, situación que se repitió en el cuarto de los robos, perpetrado el 5 de marzo, en una gasolinera de Bellvei (Baix Penedès). Como en el hecho anterior, nadie resultó lesionado a pesar del alto grado de intimidación generada. En el tercer hecho, ocurrido el 25 de febrero en una estación de servicio de Olesa de Montserrat (Barcelona), el agresor esgrimió la escopeta aunque no la llegó a disparar. En estos tres robos el ladrón se llevó 1.600 euros en total.

A partir de la inteligencia policial los agentes centraron la investigación en un ladrón reincidente con varios antecedentes policiales. A partir de su identificación los mozos también pudieron relacionar con una furgoneta. Las pesquisas policiales determinaron que este vehículo pertenecía al padre del atracador y que se habría utilizado tanto para seleccionar las gasolineras previamente a los robos como para su posterior fuga. En este sentido cabe destacar que el autor material del robo llegaba a la gasolinera con un ciclomotor sustraído previamente para huir después con su padre que lo esperaba con una furgoneta en una zona cercana. De este modo pretendían crear confusión y dificultar una eventual investigación policial durante su fuga.

El 6 de marzo las gestiones policiales condujeron a los investigadores a ubicar la furgoneta en la localidad de Olesa de Montserrat. Una vez detectada los agentes observaron que en la furgoneta había un casco que coincidía plenamente con el que se había utilizado durante los robos. A partir de la información disponible los mozos prepararon un dispositivo para detener a los dos ladrones. El día 8 de marzo, con la colaboración de efectivos del Grupo Especial de Intervención (GEI), los investigadores detuvieron al autor material de los robos cuando salía de un establecimiento comercial de Martorell y, a su padre, cuando lo hacía de su domicilio de Olesa de Montserrat.

El 9 de marzo los agentes llevaron a cabo una entrada y registro en Olesa de Montserrat y localizaron varias prendas de ropa y objetos que relacionaban los ladrones con los robos: un casco, un pasamontañas, una chaqueta, unas zapatillas y la escopeta utilizadas durante los robos, además localizar diez cartuchos y la mochila tricolor donde ocultaba el arma, un DNI y una tarjeta de débito que pertenecía a la trabajadora del cuarto robo.