Un caso rocambolesco: el ladrón vuelve a entrar en un piso donde robó aprovechando que el propietario había ido a denunciar a los Mossos

Mentre es trobava detingut, una segona víctima denunciava que li havia furtat les claus de la seva casa i li havia robat joies

La crónica policial ofrece de vez en cuando realidades que podrían haber salido de la mente de un guionista. El caso que ahora los relatamos es uno de ellos, por inverosímil, y lo dieron a conocer ayer los Mossos de Tarragona. La historia, que terminó con la detención de un joven marroquí de 19 años, comienza el lunes 27 de marzo por la tarde, cuando el propietario de un piso situado en la calle Trinquet Vell de Tarragona llamó a la policía, ya que alguien había accedido al interior de un inmueble que la víctima tenía para alquilar. Una vez en el lugar, los agentes comprobaron junto con la víctima que los ladrones habían roto la puerta y se habían llevado la nevera.

Los policías ayudaron al propietario a poner un candado para que la puerta quedara cerrada y acompañaron a denunciar. Mientras el propietario se encontraba en dependencias policiales poniendo la denuncia, un vecino le avisó que el ladrón había vuelto a entrar a robar en su piso. Rápidamente, otra patrulla se dirigió a la calle Trinquete Viejo y, al llegar al lugar, vieron como del piso salía un joven. Los mossos comprobaron que el candado que habían puesto estaba roto, la lavadora estaba fuera de su sitio y los armarios y varios cajones, abiertos. Por todo ello, los agentes detuvieron al joven como presunto autor de un robo con fuerza. En el registro, los agentes le encontraron 200 euros escondidos en la ropa interior. Pero la historia no termina aquí, ya que al día siguiente, la autoridad judicial lo dejó en libertad con cargos.

Otra persona denunció, también el lunes, que un joven, que le había intentado vender una nevera, la subió a su casa para demostrar que funcionaba correctamente. Aprovechando la «visita», hurtó un juego de llaves con las que entró en el domicilio una vez el propietario había salido de casa. Poco después, aprovechando que la víctima había salido de casa, el joven habría vuelto al inmueble y se habría llevado varias joyas, un ordenador portátil, una televisión y dinero en efectivo. Martes, nada más salir de los juzgados, el joven fue a casa del vecino a quien quería vender la nevera para acordar el precio de venta. Una vez allí, la víctima llamó a la policía para avisar que tenía retenido al presunto autor del robo en su casa. Los mossos se dirigieron al piso, situado en la calle Ingeniero Cabestany, donde detuvieron al joven por el segundo robo con fuerza. Una detención que no fue fácil, ya que el joven intentó huir y agredió a los agentes dándoles empujones. El detenido, que con estas dos detenciones acumula seis antecedentes policiales, pasará en las próximas horas a disposición judicial … de nuevo.

Port de Tarragona