Tres mujeres mueren asesinadas en España durante el fin de semana… y ya van 30 casos en 2017

Los hechos ocurrieron en Ciudad Lineal y Collado-Villalba, en Madrid, y en la localidad murciana de Molina de Segura

Una mujer ha fallecido en Molina de Segura, en la provincia de Murcia, y otras dos en Madrid a lo largo de este fin de semana, en tres casos relacionados con la violencia machista.

El primero de los crímenes se produjo sobre las diez de la noche del viernes en una vivienda de la calle Vicente Espinel, en el distrito de Ciudad Lineal. La policía encontró a la víctima sobre la cama, ya sin vida, con señales de estrangulamiento en el cuello. El marido confesó por teléfono lo que había hecho después de intentar suicidarse clavándose un cuchillo en pecho. Los servicios de emergencias nada pudieron hacer por salvar la vida de la mujer, de 55 años, ya que llevaba horas muerta, mientras él fue detenido.

El segundo de los casos de violencia de género registrado en territorio nacional se conoció a las siete y media de la mañana de hoy, domingo. Una trabajadora del centro Astrade (Asociación para la Atención de Personas con Trastornos Generalizados del Desarrollo de la Región de Murcia) lugar especializado en enfermos de autismo de Molina de Segura, ha comunicado al teléfono de emergencias que había encontrado el cuerpo sin vida de una compañera. A diferencia del caso anterior, en esta ocasión el agresor sí había conseguido suicidarse, ya que se encontraba ahorcado en una habitación contigua. La fallecida, de 31 años, se encontraba en el suelo sobre un charco de sangre. La mujer estaba separada y tenía un hijo de cuatro años, y al parecer, había estado relacionada sentimentalmente con el hombre fallecido, que tenía 48 años de edad. Fuentes de la localidad hablaban de que él estaba obsesionado con ella, la hija de un concejal de la localidad murciana de  Molina de Segura.

Al mediodía de hoy, domingo, un hombre llamaba a la Guardia Civil de Collado-Villalba para comunicar que había encontrado a su mujer sin vida, atada, amordazada con precinto y con una bolsa de plástico en la cabeza. Pero, tras una primera inspección, los agentes le han detenido bajo la presunción de que había preparado esta falsa escena del crimen para simular un robo con violencia. La víctima tenía 38 años y era de nacionalidad rumana.

 

Port de Tarragona