Falseaba su historial clínico para estafar más de un millón de euros a cuatro aseguradoras

 El arrestado sabía que conseguiría una invalidez absoluta y permanente, pero contrató cinco pólizas para recibir las indemnizaciones.

Los Mossos detuvieron el pasado jueves a un vecino de Avinyonet de Puigventós, en el Alt Empordà, por su participación en un presunto delito de falsedad documental y de estafa a cuatro compañías aseguradoras en las que reclamaba un total de 1.325. 000 euros, según informó el cuerpo policial. La actuación comenzó a raíz la presentación, el pasado mes de febrero, de una denuncia por parte de una aseguradora contra uno de sus clientes. La reclamación estaba basada en los informes de una empresa de detectives contratada por la misma aseguradora.

En el transcurso de la investigación, los agentes pudieron constatar que el cliente, sabedor de que tenía problemas médicos que arrastraba desde el año 2004 y que lo llevarían a la consecución de una invalidez absoluta y permanente, contrató hasta cinco pólizas diferentes con cuatro compañías aseguradoras con el objetivo de cobrar indemnizaciones millonarias. Con este objetivo, diseñó un plan de actuación que inició con la contratación de las pólizas entre octubre de 2013 y octubre de 2015. Todas cubrían la «incapacidad permanente de grado absoluto», con unas compensaciones económicas que iban los 225.000 a los 500.000 euros en caso de que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) le otorgara esta incapacidad.

Evidentemente, para que las compañías aseguradoras accedieran a la contratación de estas pólizas, el investigado tenía que aportar una serie de documentación sobre su historia clínica hasta el momento de la contratación. Dado que los datos reales sobre su historial médico no habrían superado los requisitos para la contratación, el investigado manipuló varios informes y analíticas, falseando los datos que constaban porque adecuaran a parámetros normales.

También omitió datos y declaró datos inexactos sobre su historial en los cuestionarios de salud que las compañías utilizan para la valoración del riesgo. Con todo ello, logró engañar a las aseguradoras para que aceptaran la contratación de las pólizas. Durante la investigación, los agentes encargados escucharon en declaración a los diferentes profesionales médicos que habían emitido estos informes, que confirmaron que estos habían sido manipulados y que los datos que constaban no se ajustaban a la realidad.

A mediados de diciembre de 2016, el investigado, que trabajaba como autónomo, obtuvo del INSS la resolución que le otorgaba la incapacidad permanente en grado absoluto y, pocos días después, presentó ante las cuatro compañías la reclamación para el cobro de las indemnizaciones por un importe total de 1.325.000 euros. El investigado fue detenido en la localidad donde reside, pasó a disposición judicial el día 26 de mayo, ante el Juzgado de Instrucción de guardia de Figueres, que decretó libertad con cargos.

Port de Tarragona