Espectacular persecución de un conductor ebrio que huía de la policía tras chocar un camión contra varios coches

Está acusado de un delito contra la seguridad del tráfico por conducir bebido, de conducción temeraria y por desobediencia y resistencia a agentes de autoridad.

Un extranjero que reside en Lloret de Mar pudo ser detenido finalmente la madrugada de ayer, martes, después de protagonizar una persecución de película, de Blanes a Palafolls, que duró tres horas. Mossos d’Esquadra y agentes de las policías locales de Blanes y Palafolls participaron en el seguimiento y detención del conductor de un camión alquilado que sumaba a cada minuto un nuevo delito. Está acusado de un delito contra la seguridad del tráfico por conducir bebido, de conducción temeraria y por desobediencia y resistencia a agentes de autoridad.

La historia comenzó en el barrio de Els Pins, cuando el vecino de Lloret subió al camión bajo los efectos del alcohol. Como consecuencia de la imprecisión al volante, chocó contra varios coches aparcados en las calles de esa población. Una de las víctimas de los daños en su vehículo alertó a la Policía Local, que intentó detenerle, pero el «camionero» improvisado comenzó a huir en dirección a la localidad de Palafolls. La persecución transcurrió por calles y avenidas, algunas de ellas en dirección contraria, hasta desembocar en la carretera, donde el conductor ebrio realizó maniobras evasivas para evitar que los agentes de Mossos y policías locales pudiesen frenarle en su avance. Eso precisamente es lo que intentó otra patrulla en la carretera a Tordera, cruzando el vehículo policial en la carretera para impedir su paso, pero nada le detenía. Esquivó al vehículo policial y continuó en dirección contraria.

Los tres cuerpos policiales continuaron hasta Palafolls, donde, después de chocar con otros coches, lo hizo contra una farola, momento en que bajó del vehículo y la policía pudo arrestarle, no sin que forcejease a la hora de ser esposado.

 

 

Port de Tarragona