Detienen a una banda que robó 100.000 euros explosionando cajeros automáticos

Los Mossos han desarticulado un grupo criminal especializado en robar cajeros automáticos de entidades bancarias haciéndolos explotar con mezclas de gases inflamables. A los cuatro detenidos se les considera los autores materiales de dos robos con fuerza a entidades bancarias, uno en L’Hospitalet de Llobregat y el otro en Pals, según informa el cuerpo de la policía catalana.

Los hechos se remontan a la madrugada del 10 de marzo de 2017 cuando los cuatro hombres hicieron explotar una caja de tráfico de una entidad bancaria en la Rambla Marina de Hospitalet de Llobregat. Varios vecinos se despertaron sobresaltados debido a la potente explosión que desplazó la puerta blindada de la caja, de unos 100 kg de peso, además de 30 metros. Los ladrones lograron llevarse más de 70.000 euros en metálico del banco. En segundo robo lo cometieron el 14 de mayo por la tarde en la localidad de Pals. Esta vez hicieron explotar un cajero automático y se lograron llevarse 27.000 euros.

La investigación permitió identificar los integrantes de los grupos además de acreditar que hacían tareas de preparación previas antes de cometer los los robos: estudiaban los movimientos de dinero y las medidas de seguridad y de esta manera preparaban la mejor estrategia para conseguir un botín sustancioso. Los policías también constataron que el líder del grupo ya había sido detenido en dos ocasiones por hechos de la misma naturaleza: en una ocasión en el año 2013, como presunto autor del robo con fuerza de once cajeros automáticos y el año 2015 cuando se le relacionó con cinco robos, en uno de los cuales resultó herido de gravedad mientras manipulaba el material explosivo.

El día 13 de junio se estableció un dispositivo para detener a los autores y realizar las entradas y registros en sus domicilios ubicados en la ciudad de Barcelona y en una finca rural de Gandesa. Los agentes recuperaron aparatos electrónicos destinados a la sustracción de vehículos, elementos utilizados para la fabricación casera de artefactos explosivos, gases altamente inflamables como los utilizados para cometer las detonaciones y material electrónico relacionado con su actividad delictiva.

A los arrestados, de nacionalidad española, italiana y ecuatoriana, también se les imputan los delitos de tenencia de explosivos y daños agravados por los desperfectos provocados en las explosiones, además de los robos de varios vehículos que posteriormente utilizaban en sus acciones. Los cuatro hombres pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de L’Hospitalet el 16 de junio. El juez decretó el ingreso en prisión para tres de los arrestados y libertad con cargos para el otro.

Port de Tarragona