Detienen a una mujer que robaba a ancianos ingresados en los hospitales de Tarragona

Ayudada por otra mujer, distraía a los que ocupaban las habitaciones de los enfermos y aprovechando el descuido se apropiaba de móviles, dinero o joyas. Se han detectado 14 hurtos hasta el momento.

Imagen tomada por una cámara de seguridad de uno de los robos. / CME

Una mujer de 52 años ha sido detenida por los Mossos d’Esquadra como presunta autora de 14 hurtos al descuido cometidos en diferentes centros hospitalarios de Tarragona. La arrestada, de nacionalidad española y vecina de la ciudad, cayó en manos policiales después de que se montase un dispositivo para localizarla en el barrio de Sant Pere i Sant Pau.

La investigación que ha llevado a aclarar un tema especialmente sensible, por ser la mayoría de las víctimas personas de avanzada edad, se inició tras una denuncia recibida por la policía catalana el pasado 20 de enero. Se trataba de una mujer que relataba que una mujer entró en su habitación para entregarle un currículum ofreciéndose a cuidar a ancianos. En un momento de distracción, la intrusa se llevó el teléfono móvil de la denunciante. Los investigadores comprobaron que los vigilantes de ese centro sanitario habían recibido informaciones de pacientes que habían sufrido hurtos pero que por sus problemas de salud no habían podido denunciarlo.

Entre los agentes y el personal del hospital pudieron identificar a la sospechosa de los hurtos. Una vez se supo de quien se trataba, la relacionaron otros hechos ocurridos en días posteriores en otros centros sanitarios de la ciudad.

El modo de actuar de la detenida era siempre el mismo: la mujer, acompañada de otra personas, elegía a sus víctimas. Siempre eran personas de edad avanzada ingresadas en habitaciones del centro. Mientras su cómplice vigilaba que nadie las pudiese descubrir, entraba en las estancias con la excusa de ofrecerse a cuidarlos. Las víctimas recibían el currículum y conversaban con ella. En algunos momentos en que la víctima se descuidaba, la mujer se llevaba dinero en efectivo, teléfonos móviles o joyas.

La investigación avanzaba mientras los hurtos continuaban

Mientras el grupo de Delincuencia Urbana de la comisaría de Mossos de Tarragona avanzaba en la investigación, se tenía conocimiento de que se producían nuevos hurtos. Así, se denunciaron tres hechos más el 6, el 11 y el 17 de febrero en dos hospitales.

El juzgado de guardia de Tarragona, ordenó su puesta en libertad provisional con cargos a los que deberá enfrentarse en los próximos meses.

Port de Tarragona