Detenida una chacha en Martorell que robaba joyas en las casas donde trabajaba y las vendía después

Los Mossos de Martorell han detenido a una mujer española, de 24 años y vecina del municipio, como presunta autora de cuatro delitos de hurto en casas del municipio de Martorell donde había trabajado.

La última semana un analista de la Unidad de Investigación de la comisaría de Martorell detectó una presunta venta irregular de una joya en un establecimiento de compraventa de oro en el municipio de San Andrés de la Barca. Estos tipos de establecimientos, según la ley 4/2015 del 30 de marzo de protección de seguridad ciudadana, están obligados a mantener un registro y comunicar a la policía las transacciones de oro que se realizan. Posteriormente los investigadores, gracias a las inscripciones que contenía la joya, lograron contactar con su legítima propietaria quien confirmó que no la había vendido.

Los investigadores averiguaron que esta persona tenía contratada, desde hacía tres años, una trabajadora doméstica pero que ya la había despedido sospechar que le había sustraído varios objetos. La víctima del hurto se dio cuenta de que no sólo le faltaba la joya vendida, sino que le faltaban nueve piezas de oro de su joyero. Los agentes localizaron una segunda víctima y constataron que también tenía contratada la misma trabajadora doméstica que le había sustraído un reloj de oro. Los investigadores investigar otras posibles ventas de joyas sustraídas y detectaron una segunda joya en un establecimiento de compraventa de oro en el municipio de Sant Feliu de Llobregat.

Los agentes averiguaron que la mujer investigada había sustraído joyas de dos domicilios más de Martorell donde trabajaba y las había vendido a establecimientos de compraventa de oro de Barcelona. Los investigadores estimaron que el valor total de las joyas sustraídas podría ascender a unos 20.000 euros y recuperaron la gran mayoría de las piezas que fueron devueltas a sus legítimos propietarios. Finalmente, los agentes detuvieron a la empleada del hogar, que quedó en libertad tras declarar en sede policial y queda a la espera de que la cite el juez.

Port de Tarragona