Los Mossos detienen 15 componentes de la banda “Golden Boys”, que habrían cometido más de veinte robos en la calle y en viviendas

Los Mossos d’Esquadra han desarticulado una banda juvenil violenta que se identificaba con el nombre de “Golden Boys”, estructurada como organización criminal, que se había especializado en cometer robos en la vía pública y también en interior de domicilio, informa la Policía catalana. A los arrestados se les imputan los delitos de pertenencia a grupo criminal, robos con fuerza en domicilio, robos violentos y delitos contra la salud pública.

La investigación se remonta al mes de noviembre del año pasado cuando se detectó un aumento considerable de robos violentos en el barrio de Verdum de la ciudad de Barcelona y alrededores. En todos los casos los hechos delictivos presentaban rasgos comunes y característicos que hicieron pensar a los investigadores de la existencia de un grupo organizado operando en la zona.

Las primeras pesquisas policiales pusieron de manifiesto la existencia de un entramado delictivo, compuesto por una serie de personas de origen dominicano en su mayoría, que se constituían bajo el amparo de la seña identificativa ‘Golden Boys’.

El grupo, que reúne los rasgos característicos de una organización criminal, lo conformaban mayores y menores de edad, lo que ayudaba a la formación de una estructura donde los menores, en su primera fase de aprendizaje se dedicaban principalmente a los robos violentos para alcanzar experiencia en la comisión de los delitos que ayudaba a una posterior participación en robos a domicilios, tipología que requiere de más especialidad y preparación.

Los ahora detenidos escogían las víctimas antes de cometer los hechos delictivos y la gran mayoría eran adolescentes y personas de edad avanzada a los que sustraían principalmente teléfonos móviles. Por otro lado, el grupo más experimentado realizaba robos a domicilios, siempre buscando que no hubiera nadie en el interior del inmueble.

La investigación ha permitido determinar que los investigados salían diariamente en grupos de tres o cuatro personas a realizar la actividad delictiva, buscando objetivos y esperando el mejor momento para actuar, principalmente por los distritos de Nuevo barrios y Horta pero llegando a desplazarse a de otros distritos de Barcelona y área metropolitana.

Una vez habían cometido algún robo se deshacían inmediatamente los objetos sustraídos llevándolos a diferentes receptadores. Algunos de estos objetos pudieron ser recuperados por los investigadores antes de ser vendidos.

Últimamente el grupo empezaba a ampliar su abanico delictivo con la adquisición de pequeñas dosis de cocaína para su posterior distribución.

En el momento de las detenciones se efectuaron 9 entradas y registros en los domicilios de los investigados ubicados en Barcelona, ​​Hospitalet y Badalona y una entrada y registro a una joyera del ensanche donde los investigados vendían las joyas sustraídas. En los registros se han intervenido también 10.000 euros de los que no han podido justificar la procedencia.

Hasta el momento se ha podido acreditar que el grupo desarticulado había cometido al menos 12 robos violentos en la calle y ocho más en el interior de domicilios pero no se descarta que con el análisis del material intervenido durante las detenciones se les pueda acreditarse su participación en nuevos hechos delictivos.

La investigación ha sido dirigida y tutelada por los Juzgados de Instrucción número 25 de Barcelona y el Juzgado de Instrucción número 3 de menores.

Port de Tarragona