banner Diputació de Tarragona

Un guardia civil hiere de un disparo a un delincuente que le pegó un navajazo tras ser descubierto robando en el restaurante de su mujer

archivo

Un agente de la Guardia Civil de paisano se vio obligado a hacer uso de su arma tras recibir un navajazo de uno de los dos ladrones a los que descubrió en el restaurante de Náquera, en Valencia, que regenta su mujer. El suceso ocurrió a las once de la noche cuando el agente observó por el móvil las imágenes de la cámara de seguridad instalada en el establecimiento recientemente. Se encontraba fuera de servicio, por lo que llamó al COS de la Guardia Civil de Bétera, que acudió al restaurante. No obstante, dada la cercanía del domicilio del benemérito al bar, llegó antes que las patrullas, publica Las Provincias.

El agente sorprendió in-fraganti a los ladrones, a los que gritó «¡Guardia Civil!». Pero, lejos de amedrentarse, los delincuentes se abalanzaron sobre el guardia civil, que retrocedió y realizó un disparo al aire. Pero al recibir un navajazo en el brazo, disparó a los cacos, que intentaron robar su vehículo para huir. Su mujer contemplaba aterida cómo herían a su marido. Una veintena de patrullas acudieron a montar un dispositivo en diferentes carreteras con el fin de localizar a los delincuentes, uno los cuales resultó herido y dejó un rastro de sangre en su huida. El guardia civil fue trasladado a un centro sanitario en ambulancia.

Port de Tarragona