Cinco detenidos por cometer robos haciéndose pasar por operarios del gas o de la luz en diferentes municipios de Barcelona

Los Mossos han detenido a varios municipios de la provincia de Barcelona cinco hombres, dos de nacionalidad peruana, uno colombiana, uno de ecuatoriana y uno de nacionalidad española de edades comprendidas entre los 26 y los 42 años, para cometer robos haciendo- pasar por operarios del gas o de la luz. Se les investiga como presuntos autores de unos delitos de pertenencia a grupo criminal, robo con violencia en interior de domicilio, hurtos, estafas y, a uno de ellos, de receptación.

La investigación se inició en el año 2017 cuando se detectó que un grupo de 4 personas se dedicaban desde hacía años a cometer hurtos en interior de domicilio haciéndose pasar por operarios o comerciales del gas o luz. Los detenidos previamente llamaban por teléfono a la víctima, habitualmente de edad avanzada, para concertar una cita con el pretexto de hacer una revisión. De esta manera tenían acceso al domicilio y una vez dentro distraían la víctima y aprovechaban para robarle dinero y joyas. Si la víctima se daba cuenta del hurto y intentaba impedirlo, utilizaban la violencia para conseguir su objetivo.

Al mismo tiempo, con el pretexto de hacer una devolución de un importe cobrado erróneamente, los detenidos engañaban la víctima para conseguir el PIN de la tarjeta o de la libreta bancaria y se la robaban para posteriormente hacer reintegros en cajeros de las cantidades más elevadas posibles. Una vez obtenido el botín, los detenidos vendían las joyas al propietario de una joyería que les apoyaba y que también ha sido detenido como investigado por un delito de receptación.

Una vez identificados los autores del Área Regional de Recursos Operativos realizó una entrada y registro en cinco domicilios y en la joyería donde se localizaron dinero (11.500 €), joyas, gran cantidad de relojes, teléfonos móviles e información sobre tarjetas de prepago, así como la ropa y los disfraces utilizadas para cometer los robos. Se estima que el total del valor defraudado o sustraído asciende a unos 95.000 euros. Los cinco detenidos han pasado a disposición del juzgado de instrucción que ha decretado libertad con cargos para todos ellos.