Ingresa en prisión una banda que cometió robos con armas de fuego en Calafell y cinco localidades de Barcelona

Imagen de una cámara de seguridad de uno de los establecimientos atracados con pistolas. / Mossos

Tres hombres de nacionalidad española y rumana de 31, 40 y 41 años, vecinos de Esplugues de Llobregat, Badalona y L’Hospitalet de Llobregat, han sido ingresados ​​en prisión como presuntos autores de los delitos de robo con violencia e intimidación, lesiones y pertenencia a organización criminal. Los Mossos les detuvieron el pasado lunes como el presuntos autores de seis robos con violencia e intimidación con armas de fuego en Calafell y cinco localidades de la provincia de Barcelona.

Los miembros de este grupo criminal se habían especializado en robos violentos a establecimientos y empresas y, de marzo a junio de este año, robaron en una empresa de Sant Feliu de Llobregat, dos establecimientos de comida rápida de San Andrés de la Barca y dos supermercados de Calafell y Granollers, siempre con violencia sobre los trabajadores responsables del dinero en efectivo.

El modus operandi del grupo era siempre el mismo con las tareas a desarrollar por cada uno de los miembros muy definidas: los días previos al asalto realizaban tareas de vigilancia y control, tanto de la zona como específicamente del establecimiento objetivo del robo y recogían toda la información relacionada con horarios, número de trabajadores presentes en el momento del cierre del establecimiento, vías de entrada y salida de la zona de cajas y las vías de fuga en vehículo.

El día del robo los ladrones hacían el robo violento exhibiendo armas cortas o instrumentos peligrosos de forma muy violenta y sometían a las víctimas a agresiones físicas directas, los ataban con bridas y bajo amenaza del uso del arma de fuego les obligaban a decir los códigos de seguridad de las cajas fuertes de los establecimientos.

Durante la fase de investigación, los mossos identificaron los vehículos empleados en los robos, así como los miembros que formaban el grupo y finalmente los detuvieron en la masa. Fue el 23 de junio apenas a la hora de cierre del supermercado, cuando tres hombres descendían por un agujero hecho en el tejado del local en Granollers y se dirigían a la línea de caja para robar la recaudación del establecimiento. En la detención también participaron unidades de orden público, dada la violencia habitualmente empleada por los ladrones y que siempre iban armados en los robos que perpetraban. Los tres detenidos pasaron a disposición judicial y el juez decretó su ingreso en prisión. La investigación continúa abierta y no se descartan más detenciones