Seis albanokosovares detenidos por formar parte de una banda de delincuentes que actuaba en la autopista desde Tarragona hasta la Jonquera

Imagen de una cámara de seguridad donde se ve como los delincuentes distraen a turistas para robarles. / Mossos

Los Mossos d’Esquadra han desarticulado un grupo criminal formado por seis ciudadanos albanokosovares, que hurtaba a turistas en las áreas de servicio de la AP-7, desde la Jonquera en Tarragona. Durante el 2018 los Mossos de la Unidad Operativa de Movilidad han desarticulado tres grupos criminales que actuaban en la AP-7. En total se han realizado 43 detenidos implicados en robos en la autopista o áreas de servicio. La colaboración de Abertis autopistas ha sido muy importante a la hora de llevar a cabo la investigación.

Cinco de los detenidos han quedado detenidos y otro tiene una orden de búsqueda y captura, sustraían objetos de valor y dinero del interior de vehículos tras distraer sus ocupantes a los que les decían que tenían la rueda pinchada y simulaban que los ayudaban.

La investigación se inició el 23 de abril a partir de un hurto que tuvo lugar en el Área de Servicio de Empordà Sur, ubicada en el punto kilométrico 35 en sentido sur de la autopista AP-7 en el término municipal de Garrigàs (Alt Empordà).

Actuaban en dos grupos pero se coordinaban de manera conjunta. Cada grupo estaba dirigido por un jefe y menudo coincidían dos vehículos de cada grupo en la misma área de servicio y cambiaban los ocupantes de los vehículos cada tres o cuatro días para evitar ser detectados por la policía.

Los autores solían robar a turistas aprovechando su desconocimiento sobre cuestiones legales ya la hora de hacer la denuncia, así como el hecho de que se encontraban desorientados, muchas veces no hablan el idioma y suelen llevar grandes cantidades de dinero encima que pueden ascender a más de 10.000 euros en efectivo, como ocurrió en el primer hecho resuelto de esta investigación.

De los seis investigados que forman el grupo criminal, sólo dos de ellos tienen domicilio estable en nuestro país, mientras que el resto se alojaban de manera temporal en Cataluña en varios hostales y hoteles de diferentes poblaciones durante el período que se organizaban para cometer los hurtos.

La mayoría de los integrantes del grupo tenían una importante movilidad, residían vez en tres lugares diferentes para no ser descubiertos. Los que vivían en domicilios estables tomaban medidas de seguridad muy avanzadas para evitar ser detectados y seguidos.

El detenidos, que tienen varios antecedentes en diferentes países de Europa como Francia, Alemania e Italia, alquilaban vehículos en diferentes empresas de alquiler para cometer los hurtos.

Los detenidos pasaron a disposición judicial el viernes, 10 de agosto, y el juez decretó la libertad con cargos y cuatro de ellos también les impuso una orden de alejamiento de 200 metros de toda la AP-7 y sus áreas de servicio.