La Policía Nacional detiene a nueve proxenetas en una organización que explotaba sexualmente a mujeres en Cambrils

La Policía Nacional, en coordinación con la Policía Local de Cambrils, ha desarticulado una organización criminal de explotación sexual de mujeres de distintas nacionalidades en esa población del Baix Camp, informa en un comunicado el cuerpo policial. Las víctimas eran obligadas, bajo amenazas y coacciones, a estar disponibles las veinticuatro horas para llevar a cabo los servicios sexuales que se les requiriera y sujetas a sanciones si incumplían las normas internas. Los proxenetas habían llegado a regentar hasta tres prostíbulos en la localidad, funcionando actualmente uno de ellos en un chalet. Se ha detenido a nueve personas que integraban los cuatro escalones en los que se estructuraba la organización, desarrollando cada uno de ellos diferentes funciones.

La operación policial se inició a finales del año 2016 cuando una mujer de nacionalidad rumana denunció que estaba siendo obligada a ejercer la prostitución, por parte de un matrimonio extranjero y sus colaboradores, en un prostíbulo de Cambrils (Tarragona). En su declaración detallaba que ella y el resto de mujeres debían estar disponibles las 24 horas para realizar servicios sexuales, bajo amenazas y coacciones de las mamis, entregarles la mitad de lo abonado por el cliente y sometidas a un sistema de multas si incumplían las normas impuestas por los proxenetas. Asimismo tenían que pagar una cantidad en concepto de alquiler y manutención, así como participar en las labores de mantenimiento del local.

Cuatro niveles en la organización 

La investigación llevada a cabo permitió conocer que se trataba de una organización criminal con una estructura totalmente jerarquizada y diferenciados los roles de cada una de las personas que la integraban. En un primer peldaño se encontraba la pareja formada por un ciudadano francés y su compañera de nacionalidad rumana, siendo estos los principales responsables de la organización. Para encubrir legalmente sus actividades ilícitas habían creado una mercantil sin actividad real cuyo objeto social eran actividades de astrología y espiritismo, constando ella como administradora única.

En un segundo peldaño, y como lugarteniente de los anteriores, se encontraba otro ciudadano francés, el cual no ha podido ser detenido por el momento.

El tercer peldaño estaba formado por otros cuatro ciudadanos -tres franceses y una brasileña- encargándose de la obtención y desvío de los beneficios. Para ello, con la finalidad de blanquear los ingresos de la organización, utilizaban los datáfonos de dos bares de la localidad donde los clientes del lupanar debían abonar el coste de los servicios sexuales solicitados.

En el cuarto peldaño se encontraban las tres encargadas o mamis -dos españolas y una colombiana-. Ellas eran quienes directamente controlaban a las víctimas y ejecutaban las órdenes de los máximos responsables.

En los registros efectuados en el prostíbulo y en el domicilio de los dos responsables se intervino abundante documentación relacionada con las actividades ilegales -cuadrantes, calendarios fichas de realización de servicios, tarifas, consumiciones- y 5.500 euros en metálico.

Los detenidos, a quienes se les imputan delitos relativos a la prostitución, trata de seres humanos con fines de explotación sexual, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales, fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial correspondiente.

La operación ha sido desarrollada por agentes de las Brigadas Provinciales y Locales de Extranjería y Fronteras de Tarragona y Reus, en colaboración con agentes de la Policía Local de Cambrils.