Intensa búsqueda del terrorista que huyó tras matar a tres personas y esquivar dos controles policiales en Estrasburgo

Estrasburgo se encuentra cercada por la Policía francesa para evitar que Chérif Chekatt, el terrorista que ayer mató a dos personas y dejó a otra en muerte cerebral, pueda huir a otro país. Casi 800 agentes refuerzan la plantilla habitual en esa ciudad y en las fronteras del país.

La Policía ha distribuido la foto del huido, que podría hacerlo herido, y sus características físicas: mide 1,80 metros y tiene una corpulencia normal, tiene 29 años y nació en la capital alsaciana.

Chekatt atacó a varios viandantes y, posteriormente, se enzarzó en un tiroteo con cuatro militares del dispositivo antiterrorista Sentinelle que patrullaban por la zona, que respondieron y le hirieron en un brazo, sin lograr detenerle. El presunto terrorista consiguió escapar también de un grupo de agentes con el que se cruzó al bajar del taxi a cuyo conductor obligó a dirigirse a su barrio, Neudorf.

Contribuyó a identificarle que hubiera confesado al conductor haber disparado y matado “a diez personas” y que le contara que la policía había registrado esa mañana su domicilio y había hallado una granada, según relató hoy en Estrasburgo el fiscal antiterrorista de París, Rémi Heitz, que confirmó el carácter terrorista del acto.

Según señaló hoy el ministro del Interior, Christophe Castaner, tres civiles trataron de detenerle poco antes de que anoche huyera del centro de la ciudad, y uno de ellos resultó herido con un arma blanca.

 

Port de Tarragona