Detienen en el Vallès Oriental a un padre y sus dos hijos por el crimen del hombre que apareció muerto en el pantano de Boadella

Mossos custodiando la zona donde apareció el cadáver. / Gerard Vilà

ACN Llinars del Vallès.-Los Mossos han detenido a tres personas por el crimen del hombre que apareció muerto en el pantano de Boadella (Alt Empordà) el 24 de noviembre pasado. Son un padre y sus dos hijos, al que la policía ha arrestado en el Vallès Oriental. La principal hipótesis de los investigadores es que el autor material del crimen fue el padre, que habría muerto la víctima -un ruso de 55 años- después de discutir con ella. Los Mossos sitúan el crimen la noche del 23 de noviembre; es decir, pocas horas antes de que se localizara el cadáver lastrado con piedras en el embalse. Según fuentes cercanas a la investigación, los hijos se desvinculan del crimen; reconocen, sin embargo, que acompañaron a su padre con una furgoneta hasta Boadella para deshacerse del cadáver.
Dos pescadores localizaron el cuerpo sin vida de la víctima el 24 de noviembre en el pantano de Boadella. El cadáver estaba lastrado con piedras y tenía signos de violencia. La autopsia posterior confirmó que el hombre había muerto como consecuencia de una paliza. Faltaba, sin embargo, identificarlo.

La División de Investigación Criminal (DIC) de los Mossos en Girona abrió una investigación. A raíz de las pesquisas confirmaron que la víctima era un hombre de origen ruso de 55 años que constaba como desaparecido, aunque sus familiares interpusieron la denuncia el 29 de noviembre, cinco días después de que encontraran su cadáver.

Los familiares indicaron que el último lugar donde tenían constancia de que había sido la víctima era Llinars del Vallès (Barcelona). El juzgado de instrucción 1 de Figueres acordó el secreto de sumario. La investigación se centró, de entrada, en reconstruir los últimos días de vida de la víctima.

De este modo, los Mossos descubrieron que el hombre había llegado a Cataluña a mediados de noviembre para pasar unos días de vacaciones y se alojaba en casa de unos compatriotas, en Llinars del Vallès. Los investigadores también analizaron las cámaras de videovigilancia de las vías de acceso al pantano y analizaron información de las antenas de telefonía para intentar averiguar quién había en la zona.

Detenciones en el Vallès Oriental

La investigación ha culminado la noche del miércoles al jueves con la detención de tres personas, un padre y sus dos hijos, que vivían en la casa de Llinars de Vallès donde se alojó la víctima. Las detenciones se han hecho en Llinars mismo y en Sant Antoni de Vilamajor.

La principal hipótesis de los investigadores es que el autor material del crimen fue el padre, que habría acabado con la vida de la víctima a raíz de una discusión la noche del 23 de noviembre. Tras las detenciones, la comitiva judicial registró los domicilios en busca de pruebas incriminatorias.

Según fuentes cercanas a la investigación, los hijos se desvinculan del crimen y aseguran que estaban durmiendo en el momento en que se produjo la pelea mortal. Reconocen, sin embargo, que acompañaron el padre con una furgoneta hasta el pantano de Boadella, donde intentaron deshacerse del cadáver.

Identifican el cadáver hallado en el pantano de Boadella como de un ciudadano ruso que desapareció en noviembre en Llinars

Port de Tarragona