Los Mossos identifican a dos especialistas en robar a cajeros automáticos utilizando explosivos

Es tracta d’un modus operandi molt característic, poc freqüent a Catalunya, i que ha permès als investigadors acotar la recerca dels autors

Los Mossos han identificado dos hombres, de 54 y 47 años, de nacionalidad italiana y española, como presuntos autores de tres robos con fuerza en cajeros automáticos cometidos a través del método de detonarse con artefactos explosivos. El sospechoso de nacionalidad italiana fue detenido y se le vincula con todos los hechos, mientras que el segundo, de nacionalidad española, se considera que participó en sólo uno de los robos. Ambos están en prisión preventiva. Los robos a cajeros automáticos tuvieron lugar entre los meses de octubre y diciembre de 2018, concretamente el 12 de octubre de 2018 en Bellaterra (Cerdanyola del Vallès), el 17 de octubre de 2018 a Fogars de la Selva y el 15 de 2018 de diciembre en Blanes. En el caso del cajero de Bellaterra, ubicado en el Campus de la UAB, los presuntos autores no llegaron a consumar el robo ya que les falló el sistema de detonació.

Los investigadores pudieron vincular los tres hechos, ya que tuvieron lugar en un corto período de tiempo y, especialmente, por el modus operandi empleado por los ladrones, muy poco corriente en Cataluña y que consistía en causar una detonación en el cajero automático a partir de un tipo de explosivo de fabricación casera. Las gestiones e información recogida permitió a los investigadores centrarse en la búsqueda de unos únicos autores que muy probablemente estarían especializados en los ataques a cajeros automáticos y tendrían conocimiento en la fabricación de explosivos. El artefacto usado por los delincuentes consistía en una manguera plástica rellena de material explosivo de fabricación casera, a la que se le conectaba un detonador que se activaba a distancia a través de un cable eléctrico. Los ladrones introducían la manguera en el cajero y forzaban alguna de las ventanas expendedoras. Precisamente, este sistema de detonación les falló en el cajero de Bellaterra, lo que permitió a los investigadores obtener detalles más concretos de cómo se cometían los robos y sobre el material explosivo utilizado. A los investigados, con un amplio historial delictivo, aparte de los tres robos a cajeros automáticos, se les imputan también los delitos de tenencia / fabricación de explosivos, daños agravados, así como sustracciones de vehículos y falsificación documental, ya que para perpetrar algún los robos utilizaron algún vehículo sustraído al que cambiarle la matrícula con placas sustraídas a otros vehículos. Por todos estos hechos, ambos detenidos ya están en prisión preventiva.

Port de Tarragona