Los Mossos detienen a Calafell una conductora que dio positivo en alcoholemia y que circulaba en dirección contraria por la autopista C-32

Los Mossos de Tráfico de Tarragona detuvieron el pasado domingo, 31 de marzo, una mujer de 40 años, de nacionalidad española y vecina de Vilanova y la Geltrú, como presunta autora de un delito contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos del alcohol y otro de conducción temeraria, después de conducir en dirección contraria por la autopista C-32.

Los hechos tuvieron lugar a las 22:25 horas, cuando varios conductores alertaron de que un turismo estaba circulando en contra dirección por la autopista C-32, a la altura de Calafell, en sentido Tarragona. Dos patrullas tuvieron que avanzar el vehículo para forzar la conductora a detener completamente el vehículo.

Se da la circunstancia de que la mujer aceleró aún más en darse cuenta de que detrás de su vehículo, dos patrullas estaban haciendo uso de las luces prioritarios y acústicos para poder detenerlo. La conductora circular en dirección contraria unos 8 kilómetros, trayecto durante el cual algunos vehículos tuvieron que apartarse para evitar colisionar con él.

La detenida, la cual presentaba signos evidentes de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, no supo explicar a los agentes como había accedido en dirección contraria a la autopista. El resultado de la primera prueba efectuada con etilómetro evidencial fue de 0,83 mg / l en aire espirado, mientras que la segunda, unos veinte minutos después, dio 0,79 mg / l. La detenida quedó en libertad con cargos tras pasar ayer a mediodía a disposición del Juzgado de Instrucción número 8 de El Vendrell.

Dos detenidos más el día anterior por conducir bajo los efectos del alcohol

Por otra parte, otro conductor de nacionalidad rumana de 31 años, fue detenido la tarde del pasado sábado día 30 de marzo en la carretera TP-2031, en sentido Tarragona, por conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

Los agentes se vieron obligados a utilizar el etilómetro de prueba evidencial de detección de alcohol, dado que el conductor efectuó varias pruebas al aparato indiciario de manera incorrecta. La primera tasa resultó de 0,98 mg / l en aire espirado y la segunda, unos veinte minutos después, de 1,03 mg / l.

Finalmente, la última detención tuvo lugar a las 5:35 horas de la madrugada del mismo sábado en la Pobla de Mafumet (Tarragona), cuando dos vigilantes municipales fueron agredidos por el conductor de un vehículo el cual previamente había colisionado contra el muro del campo municipal de fútbol.

Los vigilantes del municipio requirieron el apoyo de efectivos del Área Regional de Tráfico de la Región Policial Camp de Tarragona, ante la voluntad del conductor de irse del lugar y su violenta actitud. Se trata de un vecino de la Pobla de Mafumet, de 55 años y de nacionalidad española, con antecedentes por conducir sin permiso y bajo los efectos del alcohol.

El hombre, el cual resultó con heridas leves como consecuencia de la colisión, amenazó de muerte a los funcionarios al tiempo que intentó agredirlos con un destornillador. Un rato más tarde, los mozos pudieron efectuar las dos pruebas de detección de alcohol con un aparato evidencial, las cuales dieron 0,92 mg / ly 0,87 mg / l en aire expirado, por lo que fue detenido por un delito contra la seguridad vial. Asimismo, se le atribuye un delito de atentado a los agentes de la autoridad.

El conductor fue trasladado a un centro hospitalario de Tarragona y la detención se dejó sin efecto con la obligatoriedad de presentarse ante el juez cuando sea requerido.

Port de Tarragona