Los Mossos desarticulan una banda de croatas que robaban en domicilios por diferentes comarcas de Cataluña

Herramientas que utilizaban para robar junto a objetos y joyas que habían sido sustraídos.

Los Mossos han detenido a tres hombres, de edades comprendidas entre los 22 y los 42 años y de nacionalidad croata, como presuntos autores de ocho robos con fuerza en domicilios, del delito de pertenencia a grupo criminal y, en el caso de uno de los encausados, también por un delito de atentado a agentes de la autoridad.

La investigación se puso en marcha después de que los agentes tuvieran conocimiento de que un grupo itinerante estaba cometiendo robos con fuerza con un patrón de actuación coincidente: actuaban siempre en franjas centrales del día después de comprobar que no había nadie en el domicilio. Una vez sabían asegurado que la vivienda estaría vacío buscaban una puerta o ventana por la que poder acceder y las fracturaban con herramientas como destornilladores, mazos o palancas. Mientras que uno de los ladrones se encargaba de registrar la casa en busca de objetos de valor, preferentemente joyas, dispositivos electrónicos o dinero, otro hacía las vigilancias en las inmediaciones para avisarle de la eventual presencia de vecinos o de la policía mientras que el del tercer esperaba dentro del coche para asegurar una fuga rápida, caso de que fuera necesario.

La Unidad Territorial de Investigación de Girona de la DIC, en una investigación tutelada por el juzgado de instrucción 3 de Santa coloma de Farners, se encargó de las pesquisas que los condujeron a determinar que los ladrones formaban parte de un grupo criminal con una gran movilidad territorial y que cambiaban con frecuencia de domicilio con el objetivo de dificultar que la policía pudiera localizar con facilidad. Los agentes relacionan los ladrones con ocho robos con fuerza en las poblaciones de Arbúcies -en dos ocasiones-, Inglés y Sant Feliu de Pallerols con respecto a la demarcación de Girona; en Vic, Manlleu y Masies de Roda en cuanto a las comarcas de la Cataluña Central y en Esplugues del Llobregat.

El dispositivo se llevó a cabo el día 10 de abril con dos entradas y registro simultáneas a los domicilios de los investigados. Los mossos arrestaron uno de los ladrones en un piso de Lloret de Mar y los otros dos a pesar de Mar.

Durante el registro los investigadores encontraron varios indicios de los que se está investigando la procedencia, aunque posiblemente sean sustraídos: joyas como anillos, pendientes, colgantes o pulseras; herramientas que utilizaban para consumar los delitos como destornilladores, plásticos recortados para hacer aperturas de puertas por el método de la radiografía, mazos o llaves inglesas; dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, consolas de video-juegos o tabletas; dinero con moneda de varios países como Estados Unidos, Egipto, Argentina o euros el valor total de los que el cambio puede superar los 15.000 euros.

Los arrestados pasaron a disposición judicial el día 12 de abril y el juez decretó prisión para los tres.

Port de Tarragona