banner Diputació de Tarragona

A prisión un atracador de hoteles de Barcelona que rociaba las víctimas con líquido inflamable y las amenazaba con prenderles fuego

Una cámara de seguridad de un hotel graba la actuación del atracador en la recepción. / Mossos

Mossos de Granollers detuvieron el 16 de mayo en Barcelona un hombre de 31 años, nacionalidad argentina y con domicilio en Sabadell, como presunto autor de varios delitos de robo con violencia e intimidación, un delito de hurto y uno de incendio, cometidos en menos de 24 horas a varios hoteles en las ciudades de Granollers, Mollet del Vallés, Sabadell y Barberà del Vallès. Parte del modus operandi del delincuente para intimidar a las víctimas incluía rociar a las víctimas con un líquido inflamable y, a continuación, la amenaza de hacerlas fuego.

El primer robo se produjo la madrugada del 8 de abril, poco después de las dos, a un hotel de la ciudad de Granollers. El ladrón intimidó la recepcionista utilizando un cuchillo de grandes dimensiones y una botella con presunto líquido inflamable que llevaba a una bolsa de plástico, con lo que la roció amenazándola con hacerle fuego. Sólo treinta minutos después del robo realizado en el hotel de Granollers el ladrón perpetró el segundo robo, esta vez en un hotel de la ciudad de Mollet del Vallés. El modus operandi fue el mismo: un hombre vestido con ropa oscura accede a la recepción del hotel, rocía con un líquido la recepcionista y le muestra un encendedor al tiempo que le llama «ESTO ES UN atracado, NO TE HARE NADA SI COLABORAS «. También llevaba un cuchillo de grandes dimensiones.

Al día siguiente por la noche el ladrón repitió los mismos tipos de robos, esta vez en un hotel de Sabadell y posteriormente tres robos más, todos ellos con violencia a hoteles de la localidad de Barberà del Vallès, dos de ellos en grado de tentativa.

Las gestiones de investigación realizadas por los agentes permitió reconstruir el rastro del ladrón de los días anteriores y posteriores a los robos de los hoteles. Se pudo demostrar que había comenzado su aventura delictiva a las 21.30 horas del 7 de abril en el barrio del Putxet de la ciudad de Barcelona asaltante una mujer cuando estacionaba su ciclomotor en el interior de un parking privado. El detenido la agarró por el cuello desde atrás y le puso un cuchillo en el cuello para poder sustraerle el ciclomotor y dinero en efectivo.

Cuatro horas más tarde el ladrón, conduciendo el ciclomotor, colisionó en el barrio de Sant Gervasi de la misma ciudad, contra un turismo mientras estaba parado en un semáforo y cuando el conductor de éste se bajó a ver qué había pasado, el primero dejó el ciclomotor y se dirigió hacia él mostrándole un cuchillo que llevaba en la cintura, a la vez que le llamaba en tono amenazador. El ladrón subió al vehículo y se marchó con él a gran velocidad, dejando abandonado el ciclomotor sustraído horas antes. Al día siguiente, antes de cometer la segunda tanda de robos en hoteles, sustrajo en la misma ciudad unas placas de matrícula que puso al vehículo que había sustraído y ya se dirigió hacia Granollers donde realizó el robo en el hotel mencionado.

Posteriormente quemó el vehículo en un parking público de la localidad de Barcelona en el barrio del Carmel.

En todos los casos el objetivo principal del detenido era el dinero de las cajas registradoras aunque en algún caso también se llevó un ordenador portátil y algún teléfono.

El detenido, con varios antecedentes previos, pasó a disposición judicial el 18 de mayo ante el juzgado en funciones de guardia de Barcelona que decretó su ingreso en prisión.

Vídeo de uno de los atracos:

Port de Tarragona