Un año y tres meses de prisión y una indemnización de 20.000 euros para el «youtuber» que dio galletas con dentífrico a un mendigo

EL JOVEN DIJO QUE ERA UNA "BROMA" PERO AHORA DEBERÁ PASAR CINCO AÑOS SIN colgar VÍDEOS EN EL CANAL

Imagen capturada de uno de los vídeos de Reset.

Un juzgado de Barcelona ha condenado a un año y tres meses de prisión el ‘youtubes’ que colgó un vídeo en enero del 2017 enseñando como daba galletas con dentífrico a un mendigo, según la sentencia del juzgado penal 9 de Barcelona y que ha difundido el TSJC. La sentencia le condena también a cerrar su canal en YouTube durante cinco años y a pagar 20.000 euros a la víctima por un delito contra la integridad moral. Durante el juicio el chico dijo que era una «broma», pero anteriormente había hecho vídeos similares con personas mayores o menores de edad.

KR, de origen chino pero vecino de Barcelona, ​​era un joven de 19 años que se ganaba la vida con la publicidad de su canal de YouTube ‘reset’, donde tenía más de 120 millones de visitas desde el 2014, 1,1 millones de suscriptores y cerca de cien vídeos colgados. Sin embargo, la polémica de aquel vídeo, que retiró, le hizo bajar los suscriptores, y actualmente tiene menos de 260.000, y los últimos vídeos son de hace cinco meses.

Poco después de hacerse público el vídeo, agentes de Sants-Montjuïc localizaron a la víctima, un rumano de 52 años, en el barrio de la Marina del Puerto. El afectado explicó que el 17 de enero un chico de unos 19 años le regaló un billete de 20 euros y le dio unas galletas. Mientras se las comía lo grabó con el móvil y luego se marchó. Al cabo de un rato, el hombre se empezó a encontrar mal y tuvo muchas náuseas. En las imágenes, el joven hacía un tratamiento humorístico, degradante y humillante de la situación. Al día siguiente volvió a grabarlo en vídeo. Según la sentencia, el ‘youtubes’ habría ganado más de 2.000 euros con estos vídeos entre enero y marzo del 2017.

Mientras los agentes hablaban con el agredido, apareció el autor del vídeo con la intención de pasar la noche con el hombre, grabarlo de nuevo, y pedir disculpas públicamente a través de su canal de YouTube. Los agentes comprobaron que llevaba una mochila con sacos de dormir, mantas y una cámara dentro. El chico había dado 300 euros al vagabundo por supuestamente recompensarle.

La Guardia Urbana procedió a la identificación del joven y lo denunció por un presunto delito para infligir un trato degradante, despreciando la dignidad e integridad moral de una persona en riesgo de exclusión social. Un delito que se agrava cuando se produce con el fin de distribuirlo a otras personas a través de medios de comunicación y de internet. El CAC pidió a YouTube que retirara el vídeo, y la plataforma lo hizo.

Después de publicar el vídeo y que estallara la polémica, el ‘youtubes’ pidió perdón. En otro vídeo, explicaba que se había arrepentido de lo que hizo. «Fue mi culpa», dice en la grabación. «No quería dar 20 euros a una persona normal de la calle, los quería dar a este vagabundo que vi». «Y como prometí que daría las galletas junto con los 20 euros a alguien, pues le di sin pensarlo dos veces. Fui inmaduro, eso es lo que me pasó, no sé porque le di «, añade. El ‘youtubes’ también comenta que no se pensaba que lo que hizo generara tanta polémica. «No pensaba que esto llegara a exagerar tan, no pensaba que dijeran que un ‘youtubes’ quiere intoxicar un vagabundo. No sabía que me podía caer todo esto. Si lo hubiera sabido, no lo hubiera hecho «, concluye.

Durante el juicio, el joven explicó que este tipo de vídeos los hacía como «retos» que le proponían sus seguidores, y lo hacía con personas vulnerables para que no se atrevía a hacerlo con hombres musculados por si la agredían .

La fiscalía, la acusación particular y el Ayuntamiento de Barcelona, ​​como acusación popular, pedían dos años de prisión, cinco años sin acceso al canal de YouTube y 30.000 euros de indemnización, al considerar que había actuado con abuso de superioridad, lo que el magistrado no ha aceptado. La sentencia se puede recurrir.

Port de Tarragona