Desarticulan con 15 detenciones una organización criminal «multinacional» dedicada a la venta de hachís y marihuana

Los cultivos habrían permitido obtener ganancias de más de 185.000 euros a la organización

Los Mossos d’Esquadra ha detenido quince personas relacionadas con una organización criminal dedicada al cultivo, tráfico y distribución de hachís y marihuana que actuaba en Sant Vicenç dels Horts, Barcelona, ​​El Masnou y Lloret de Mar. Los detenidos son, tres de nacionalidad serbia, dos de española, una de ecuatoriana, una de peruana, siete de italiana y una de nacionalidad búlgara, como presuntos autores de un delito contra la salud pública y de organización criminal .

La investigación se inició en octubre de 2018 cuando los Mossos intervinieron en la Zona Franca de Barcelona un transporte de 22 kg de marihuana. Una dotación policial, mientras realizaba tareas de seguridad ciudadana en el distrito de Sants-Montjuïc, detectó que un turismo realizaba maniobras evasivas al detectar su presencia. Los agentes detuvieron el turismo y localizaron la droga escondida en su interior.

Los investigadores determinaron que detrás de este transporte de cogollos de marihuana había una organización criminal liderada por dos personas de origen serbio que se habían establecido en el territorio catalán.

La organización disponía de tres cultivos de cáñamo indoor en Sant Vicenç dels Horts, Barcelona, ​​El Masnou y un cuarto que estaba en fase de instalación en Lloret de Mar. Con las cosechas obtenidas de estos cultivos la organización se abastecía de marihuana para traficar con ellos y también para distribuirla al por menor desde una asociación cannábica que había instalado en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona.

El 29 de mayo se estableció un operativo policial que permitió detener quince personas de la organización y realizar dieciocho registros domiciliarios en el Barcelonès, Baix Llobregat y Maresme.

El dispositivo también permitió desmantelar la asociación cannábica y las cuatro plantaciones, donde se intervinieron un total de 1.479 plantas de cáñamo en fase final de crecimiento y 3.683 esquejes. Además, los agentes intervinieron 15 kg de cogollos de marihuana preparados para su distribución, 22 kg de hachís y un total de 38.000 euros en metálico.

Los policías hicieron un estudio de producción de las plantaciones que habrían generado los investigados unas ganancias económicas aproximadas de 185.184 euros. Los arrestados pasaron a disposición judicial el 31 de mayo y el juez decretó prisión para uno de ellos y libertad con cargos para el resto. La operación continúa abierta y no se descartan más detenciones.

Puerto de Tarragona