banner Generalitat

Desarticulan un grupo criminal de búlgaros dedicado al robo de todoterrenos de lujo en España falsificando matrículas en Suecia

Los agentes han recuperado 20 vehículos de alta gama sustraídos, el valor total asciende al millón de euros

La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal dedicada a la sustracción de vehículos todo terreno de lujo. Además, han detenido a nueve personas en Gupúzcoa (1), Calatayud (4), Alcobendas (1) y Madrid (3), y han recuperado 20 vehículos de alta gama sustraídos el valor asciende al millón de euros. La organización criminal estaba compuesta por ciudadanos búlgaros especializados, algunos de ellos, en la sustracción de vehículos y, otras, en la falsificación de sus elementos identificativos. Utilizaban un nuevo sistema de falsificación, ya que la documentación y las placas de matrícula eran alteradas en países del extranjero, fundamentalmente en Suecia, y posteriormente enviadas a España para falsificar los elementos identificativos de los vehículos y dotarlos de una apariencia legalidad.

La investigación comenzó a finales de 2017 cuando los agentes recuperaron, en la zona de Valdebebas de Madrid, un vehículo con placas de matrícula dobladas que había sido sustraído en Las Rozas. Tras varias gestiones, los investigadores descubrieron que un ciudadano armenio había obtenido 24 placas de matrícula de manera fraudulenta. Todas ellas correspondían a vehículos de una misma marca y fueron entregadas a otros integrantes de la organización no identificados hasta el momento. Posteriormente, comprobaron que todas las placas se utilizaban para matricular vehículos -en Francia, Bulgaria y Finlandia- que habían sido sustraídos en España. Finalmente, gracias a los canales de cooperación policial, los agentes lograron intervenirlos.

Alta especialización y reparto de funciones

Con el avance de la investigación, los agentes observaron que se trataba de una organización perfectamente estructurada en la que cada uno de sus miembros, altamente especializados, ejercía una función determinada. Por un lado, estaban las personas dedicadas a la sustracción de los vehículos, los precios oscilaban entre los 30.000 y los 60.000 euros. Por otro, los que se encargaban de la falsificación de los elementos identificativos y de la documentación para ponerlos en circulación. Asimismo, existían personas dentro de la organización encargadas de la comercialización de los vehículos en terceros países. Estos últimos utilizaban conductores especializados, de nacionalidad búlgara y armenia, para trasladar los automóviles en el este europeo, utilizando siempre placas de matrícula falsificadas de Suecia.

Los investigadores detuvieron a un de los conductores de la organización en Guipúzcoa, cuando intentaba abandonar España con un vehículo sustraído que llevaba una placa de matrícula de Suecia. Poco tiempo después recuperaron un vehículo de alta gama que había sido sustraído en Madrid, consiguiendo la identificación de sus autores. A partir de entonces, y tras varias gestiones, los agentes comprobaron que la organización sustraía los vehículos en la Comunidad de Madrid, principalmente en el distrito de Hortaleza y en la zona de Pozuelo. Además, lograron recuperar varios de los coches que habían sido sustraídos y que la organización tenía «enfriando» en varias calles de la capital con las placas de matrícula falsificadas.

Nuevo sistema de falsificación

Los especialistas en falsificación de la organización utilizaban un nuevo sistema. Recibían del extranjero la documentación y las placas de matrícula, fundamentalmente de Suecia, que habían sido falsificadas allí. A continuación, con el «kit» que habían recibido, alteraban los elementos identificativos del vehículo sustraído (número de bastidor y placas de matrícula). De esta manera, el coche robado obtenía una apariencia de legalidad que permitía entregarlos a los conductores de la organización, quien finalmente lo trasladaban fuera de España. Además, para evitar ser descubiertos durante el proceso, se desplazaban a zonas despobladas, donde la vigilancia resultaba muy difícil, y llevaban a cabo las falsificaciones.

En la última fase de la investigación, los agentes detuvieron a los integrantes de la organización e intervinieron numerosos utensilios destinados a facilitar la sustracción y falsificación de los vehículos. Entre los efectos intervenidos se encuentran: dispositivos electrónicos de última generación para el robo de coches, documentación y placas de matrícula falsas, 1 fracturador y extractor de bombines, y adhesivos y números de bastidor para falsificar el VIN de los vehículos.

En el transcurso de la investigación han sido detenidas nueve personas en Gupúzcoa (1), Calatayud (4), Alcobendas (1) y Madrid (3), por delitos de pertenencia a grupo criminal, contra el patrimonio y falsedad documental. Asimismo, se han recuperado 20 vehículos de alta gama sustraídos el valor asciende al millón de euros.

Puerto de Tarragona