La fiscalía se opone a la libertad de cuatro de los presos por no mostrar arrepentimiento y miedo el Merkel de fuga ante la sentencia

El ministerio público sostiene que se mantiene el supuesto de la reiteración delictiva y que el juicio ha demostrado su culpabilidad

Foto: Sílvia Jardí

ACN Barcelona .- La fiscalía rechaza que se deje en libertad Carmen Forcadell, Josep Rull, Jordi Sánchez y Jordi Turull al considerar que la proximidad de una posible sentencia condenatoria mantiene el supuesto de riesgo de fuga, pero también para que las últimas palabras de los encausados demostraron, a su juicio, que también hay riesgo de reiteración delictiva. Según el ministerio público, los procesados ​​no demostraron arrepentimiento, sino todo lo contrario, «han insistido hasta el final en el rechazo frontal a la restauración del orden jurídico por parte del Estado y en la absoluta convicción de que volverían a cometer los hechos delictivos que son objeto del procedimiento «. Además, añade que el juicio ha demostrado su culpabilidad.
El ministerio público cree que los supuestos que motivaron la prisión provisional de los encausados ​​se mantienen después del juicio: la gravedad de los delitos, el riesgo de fuga y el de reiteración delictiva. En cuanto a la posibilidad de huir, argumenta que mantener esta medida cautelar «se hace incluso más necesario una vez finalizado el juicio ante la inminencia del dictado de la sentencia», y más cuando ésta será firme y no se podrá recurrir .

Según la fiscalía, el juicio oral «sólo ha servido para probar la participación de los acusados ​​en el más grave delito contra el orden constitucional». A esto le ha sumado el hecho de que dispongan de conexión con otros procesados ​​que han huido. Si siguieran este camino, esto haría «imposible» la ejecución de una sentencia condenatoria.

En cuanto al riesgo de reiteración delictiva, esgrime que los acusados ​​no han demostrado «sentimiento de arrepentimiento por la grave agresión al orden constitucional que protagonizaron». Ha hecho referencia a las últimas palabras de los presos, donde ve una «actitud permanente de resistencia civil e institucional frente al orden constitucional».

Puerto de Tarragona