La Policía Local de Roses investiga si un petardo ha originado el incendio que ha calcinado cinco motos y ha afectado a todo un bloque

La fachada del edificio, donde viven familias de alquiler, ha quedado ennegrecida del todo y no hay electricidad

Thomas Spieker

La Policía Local de Roses (Girona) investiga si un petardo ha originado el incendio que esta madrugada ha calcinado cinco motos aparcadas en la calle Palmerola. Las llamas también han afectado a la fachada de un edificio cercano, que ha quedado del todo ennegrecida, y han hecho saltar la instalación eléctrica del bloque. El concejal de Seguridad, Joan Plana, explica que «a consecuencia de la acumulación de dióxido de carbono» se han evacuado a los que viven de alquiler en el edificio. Ahora, el consistorio estudiará si la estructura es segura (aunque a priori, no parece que haya quedado afectada). El propietario de dos de las motos, Thomas Spieker, dice que el fuego se declaró sobre las tres y media de la madrugada, y que es posible que «algún canalla que viniera de la playa» haya lanzado un petardo bajo los vehículos.

El incendio en Roses ha tenido lugar alrededor de media de la madrugada de este San Juan. El fuego ha calcinado cinco motos que había aparcadas en la calle Palmerola y también ha quemado una bicicleta atada a una farola. En pocos minutos, la llamarada que se ha originado ha subido hacia arriba y también ha afectado a un edificio de tres plantas que hay en tocar del aparcamiento (situado en el número 5 de la calle). El fuego ha ennegrecido toda la fachada y ha hecho saltar la instalación eléctrica.

«La Policía Local recibió el aviso de una vecina, alertando de que todo el grupo de motocicletas estaba ardiendo y que había riesgo de que afectara la vivienda», ha explicado el concejal de Seguridad, Joan Plana. Cuando los cuerpos de emergencia han llegado a lugar, y mientras los Bomberos apagaban las llamas, se ha decidido desalojar toda la finca. Dentro, en ese momento, había dos personas.

«Los Bomberos han dicho que la gran cantidad de monóxido de carbono que había entrado en el edificio era peligroso, y por ello se ha decidido desalojar», ha explicado el concejal. En total, en el edificio viven seis personas, que no han podido pasar la noche en casa. Son dos familias que se están de alquiler y que viven en las dos plantas superiores del inmueble. Esta mañana, ya han podido entrar.

Plana explica que el próximo paso será comprobar si la estructura es segura (aunque a priori, no parece que haya quedado afectada). «Afortunadamente, no hubo heridos de gravedad, y las dos personas que había dentro del edificio han sido atendidas por temas de poca consideración», ha explicado el concejal de Seguridad. Ahora, la Policía Local analizará cuál ha sido la causa del incendio (que podría deberse o bien a un petardo o bien a algún cortocircuito).

«Se escuchaba como el fuego reventaba las ruedas»

En Thomas Spieker, que vive en la misma calle, ha perdido dos motos en el incendio. Una es una Vespa de 1974 y la otra, una scooter. Explica que se ha despertado de madrugada, alertado por los ladridos de su perro. «Se escuchaba como el fuego reventaba las ruedas de las motos; he llamado al 112, me he vestido rápidamente y cuando he bajado a la calle, la Policía Local ya estaba, pero ya he visto que no había ninguna posibilidad de salvar las motos «, concreta.

Spieker explica que, precisamente, este aparcamiento de la calle Palmerola es uno de los que había habilitado el Ayuntamiento en el casco antiguo, para suplir la falta de zonas de estacionamiento para motos. «Habitualmente no suele haber demasiado follón, pero sí es posible que algún gamberro que subiera de la playa haya decidido lanzar un petardo bajo las motos y eso haya provocado que incendiaran», dice.

Port de Tarragona