Una detenida se muerde los dedos en los Mossos para evitar que confronten sus huellas y la extraditen a Chile por asesinato

La Policía catalana la detuvo por hurtos y ya había sido arrestada anteriormente por los Mossos con la identidad falseada

Una policia de La Serena, en Chile, conduce a otra detenida por el homicidio en Coquimbo. / El Observador

Una detenida en Girona por los Mossos de Sabadell se mordió los dedos para evitar que le cogieran las huellas dactilares y la extraditen por un homicidio cometido en su país de origen, Chile, en el año 2018. La mujer residía en Cataluña con una identidad falsa y estaba reclamada por las autoridades chilenas. La investigación arrancó en el marco de otra causa con la que los Mossos investigaban un grupo dedicado a robos en domicilios. Los agentes constataron que una componente del grupo era una mujer que estaba en investigación en Chile por un homicidio en Coquimbo.

Las gestiones policiales comprobaron que esta mujer utilizaba una identidad falsa bajo la cual había sido ya detenida por parte de los mozos en territorio catalán. Una vez hechas las comprobaciones pertinentes con la Interpol de Chile a partir de las huellas dactilares obtenidas anteriormente, determinaron que se trataba de la persona en busca y captura.

Los agentes pudieron concretar que la mujer se ocultaba en un domicilio de Barcelona y gestionar con la Interpol de Chile la emisión de una Orden Internacional de Detención para poder arrestarlo a y extraditarlo a su país de origen. En octubre del año 2018, sin embargo, la sospechosa se fue de España. Según la información de que disponía la policía, todo apuntaba a que el nuevo destino de la fugitiva era Italia, si bien no tenían certeza.

El pasado 9 de enero las autoridades chilenas emitieron finalmente la Orden Internacional de Detención para la extradición de la presunta homicida, aunque para los investigadores continuaba en paradero desconocido. A partir de la coordinación que los agentes tuvieron con el Grupo de Investigación de Fugitivos (GRAF), ubicaron la mujer en Francia.

Después de meses de búsqueda infructuosa, finalmente una patrulla de seguridad ciudadana de la comisaría de Girona arrestarla el 4 de julio, junto con dos hombres y otra mujer. Todos estaban acusados ​​de haber participado en dos hurtos cometidos en establecimientos comerciales de la ciudad.

En el momento de la detención, las dos mujeres presentaron una documentación falsa. Al ver que los mozos sabían cuál era su verdadera identidad, intentaron morderse las yemas de los dedos para que cuando se le cogieran las huellas dactilares no correspondieran con su identidad real.

Prisión para un asalto violento a un turista

Los hechos que han motivado la detención pasaron en febrero de 2018. Alrededor de las 05 h, un turista que salía de un casino de la localidad de Coquimbo (Chile) fue asaltado por un grupo de personas que le sustrajeron dinero y efectos personales. El grupo de atacantes actuó con mucha violencia y se sirvió de objetos contundentes para golpear la víctima, que acabó muriendo.

Del caso se hizo cargo la Brigada de Homicidios de la policía de La Serena y pudieron detener a tres de los implicados en el ataque, dos hombres y una mujer. Sólo quedaba pendiente la detención de la cuarta participante en la agresión, la que ahora han podido detener a los Mossos. La detenida pasó a disposición judicial el día 5 de julio y se decretó prisión provisional a disposición de la Audiencia Nacional.

Port de Tarragona