El extraño fenómeno que hace que los vecinos de un barrio de Sort no puedan cerrar sus vehículos

Algunos conductores han optado por llamar una grúa y desplazar a otra calle el vehículo para poder arrancar y poder desplazarse.

Avenida de los Comtes de Pallars, uno de los lugares donde los mandos a distancia no funcionan. / Marta Lluvich

El Ajuntament de Sort ha tenido que agudizar el ingenio para saber qué extraño fenómeno lleva a muchos vecinos a no poder cerrar sus vehículos con el mando a distancia de la llave o algunas puertas de almacenes y garajes que funcionan con mandos remotos. La primera hipótesis se basa en que alguien, de forma intencionada o sin saberlo, acciona un inhibidor de frecuencia o emite con una frecuencia similar a la utilizada por los dispositivos que funcionan remotamente, como los citados. El extraño «poltergeist» afecta a la avenida Comtes de Pallars y en la plaza Santa Anna.

Ahora, desde el Ajuntament están a la espera de que técnicos especializados se desplacen la localidad con una antena específica para poder determinar el lugar exacto de donde sale esta frecuencia que actúa como inhibidor del resto. La mayoría de conductores se encuentran que no pueden cerrar ni abrir el vehículo con los mandos pero algunos pocos han encontrado que no han podido poner en marcha el coche. En este caso la solución implica avisar una grúa que desplace el vehículo unos metros más lejos donde ya no actúa este inhibidor de frecuencias y así poderlo volver a arrancar con normalidad. Los conductores deben optar por cerrar el vehículo de forma manual para que no quede abierto el espacio público.

Raimon Monterde, alcalde de Sort, explicó que se han puesto en contacto con los Mossos por si disponen de una unidad especializada en estos casos y no han obtenido respuesta favorable. Lo mismo ha pasado con la Generalitat, que no ha podido atender esta petición. Monterde dijo que ante estas dos negativas del Ayuntamiento ha contratado una empresa especializada para detectar el origen del problema y poder solucionar este incidente.

Port de Tarragona