Cortan el cable de un teleférico en Vancouver provocando la caída de 30 góndolas, sin heridos

La Policía de Canadá investiga un presunto sabotaje realizado la pasada madrugada en la zona de Squamish, en Vancouver, en un teleférico de la zona. Los autores del hecho cortaron los cables de acero de 55 mm. de diámetro y provocaron la caída de las 30 góndolas, con capacidad cada una de ellas para ocho personas. Los expertos en seguridad de este tipo de instalaciones manifestaron la extrema peligrosidad de un acto así, no sólo por lo que representa subir a un poste, sino que el cable, una vez destensado puede ser mortal.

La Policía pide a personas que pudiesen haber acampado en la zona, una montaña que asciende hasta los 885 metros, trayecto que se recorre en diez minutos a bordo del teleférico atacado. Algunas de las góndolas cayeron en zonas próximas a donde había vehículos. Los responsables de explotar la atracción turística se alegran de que no se hubiesen producido heridos, sobre todo pensando en «lo que podría haber pasado», caso de que el cable se hubiese roto durante las horas de actividad.

Port de Tarragona