Alerta Solidaria denuncia una «guerra sucia comunicativa» y afirma que se persigue delitos que todavía no han pasado

El portavoz de Alerta Solidaria, Xavier Pellicer, ha explicado que los abogados aún no han podido ni hablar con los siete miembros de los CDR detenidos.

Concentración ante una de las detenciones de CDR en Sabadell. / Norma Vidal

ACN Barcelona .- El portavoz de Alerta Solidaria, Xavier Pellicer, ha explicado que los abogados aún no han podido ni hablar con los siete miembros de los CDR que han pasado la noche en la comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos, en Madrid. En una entrevista a Rac1, el portavoz de la organización que se encarga de la defensa de los independentistas detenidos ha denunciado una «guerra sucia comunicativa». En este contexto, Pellicer lamentó que la Audiencia Nacional actúe para perseguir delitos futuros que aún no han pasado y lo ha enmarcado en la creación de un «relato de criminalización que tiene poco que ver con la realidad».
Según explicó Pellicer, la Guardia Civil se ha incautado material informático, ordenadores, tabletas, teléfonos y libretas, pero no tienen ninguna información que tuvieran previsto atentar. Los siete miembros de los CDR que continúan detenidos están investigados de delitos de rebelión, terrorismo y tenencia de explosivos.

Al respecto, el portavoz de Alerta Solidaria ha subrayado que se está hablando de un futurible y de un delito intencional. «Lo que no se puede hacer las perseguir delitos futuros que aún no han pasado». Un hecho que, según añadió, pone en duda la presunción de inocencia.

Pellicer ha considerado que en un estado democrático no debería ser normal que aún no se hayan podido comunicar con los detenidos y añadió que forma parte de «la estrategia de sembrar caos y miedo». De hecho, según ha afirmado, no les han comunicado ni que los detenidos han sido trasladados a Madrid. Ahora están a la espera de saber si se podrán entrevistar con ellos y todavía no se les ha notificado si lo podrán hacer a lo largo del día de hoy ni cuando pasarán a disposición judicial.

Port de Tarragona