Justicia premia a tres funcionarios de la prisión de El Catllar por detener una pelea con mediación y apagar un incendio

Captura del vídeo tomado por una cámara de seguridad de la prisión donde se ve cómo varios funcionarios reducen a un recluso. / C. Justicia Generalitat

El Departamento de Justicia ha distinguido este lunes una cincuentena de profesionales y entidades colaboradoras para ser un modelo a seguir por la forma en que han desarrollado su labor en los centros penitenciarios, los centros de justicia juvenil y en los programas de medidas penales alternativas y atención a la víctima. Los galardones se otorgan cada año con motivo de la festividad de la Merced, patrona de los servicios penitenciarios. Entre los premiados de este año destacan tres profesionales de la prisión Mas d’Enric, El Catllar (Tarragona), por dos actuaciones que la Generalitat pone como ejemplo de excelencia profesional.
En el primer caso, dos funcionarios intervinieron en un módulo por un ‘código 2’, que se activa en situaciones de descontrol. En esta ocasión, por la protesta violenta de un numeroso grupo de presos por la separación de dos internos que iniciaban una fuerte discusión. Los profesionales accedieron al módulo sin equipación antidisturbios y, sin hacer uso de la fuerza, a través del diálogo, lograron que los internos desistieran de su actitud agresiva y desafiante. El incidente terminó sin ningún herido gracias a la experiencia, el oficio y la autoridad de los profesionales que intervinieron. Los trabajadores de Mas d’Enric resolvieron con éxito el incidente gracias al respeto que han conseguido fruto del trato diario con los presos implicados en este episodio.

El segundo caso se refiere a la actuación del equipo que, bajo el mando de un jefe de servicio, salvó la vida de un interno que prendió fuego a su celda. El humo provocado por el incendio invadió el pasillo del módulo y cegó las cámaras de seguridad. Los profesionales actuaron rápidamente para ventilar la zona. Se equiparon con las máscaras y las bombonas de respiración autónoma y de extinción para evacuar el interno hacia la enfermería. Asimismo, apagaron las llamas y atendieron el resto de presos para comprobar que podían respirar y tranquilizarlos.

Pilar Heras, distinción a título póstumo

El acto, presidido por la consejera de Justicia, Ester Capella, en el Palau de Pedralbes de Barcelona, ​​también ha contado con la presencia del secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima, Amand Calderó. Justicia también ha reconocido a título póstumo la trayectoria de cinco profesionales, entre los que, Pilar Heras (1954-2019), pedagoga, investigadora y especialista en mediación y justicia restaurativa, que fue directora de Ejecución Penal en la Comunidad y de Justicia juvenil desde el 2016 y hasta su muerte, y que «dejó huella por su compromiso con la generación de nuevas oportunidades para los más vulnerables».

La fiesta de la Merced sirve igualmente para distinguir profesionales, instituciones y entidades externas que han destacado en su colaboración en el ámbito penitenciario, la justicia juvenil o las medidas penales alternativas. Este año ha sido reconocido un agente del Grupo de Investigación Activa de Fugitivos de los Mossos que resultó gravemente herido durante su intervención en la detención de un interno que no había retornado de un permiso. Y ha destacado la labor de la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Lleida, la Fundación Apoyo Social Solidario, la Federación de Asociaciones de Defensa Forestal Las Gavarres y envía Asociación.

En conjunto, hay unos 5.500 profesionales que dependen del Departamento de Justicia y que trabajan en el ámbito penitenciario, la justicia juvenil, el CIRE -la empresa pública que forma y da trabajo a los internos-, la ejecución penal en la comunidad y la atención a la víctima.

Port de Tarragona