Dos detenidos por robar a ancianos cuando salían del banco en Tarragona, Barcelonès y Garraf

Investigación Criminal de Mossos y agentes de la comisaría de Martorell han detenido a dos hombres de nacionalidades peruana y chilena, de 46 y 58 años, y vecinos de Barcelona y Cornellà de Llobregat, por pertenecer a un grupo criminal que tenía como objetivo tomar el dinero que habían sacado del banco personas mayores minutos después de salir de la entidad. Los investigadores acreditaron un total de seis hechos delictivos cometidos por este grupo delincuencial, concretamente en los municipios de Tarragona, Badalona, ​​Barcelona, ​​y Vilanova y la Geltrú.

La investigación se inició el mes de septiembre cuando los investigadores tuvieron conocimiento de un grupo de personas que se dedicarían a cometer delitos contra el patrimonio y se creó un equipo conjunto de trabajo con investigadores de la DIC y de la Unidad de investigación de la comisaría de Martorell. Gracias a las gestiones de investigación, los agentes comprobaron como cuatro personas se reunían diariamente por cometer hurtos especializados, conocidos normalmente como «cogoteros», personas de edad avanzada.

Los investigadores lograron acreditar el modus operandi del grupo criminal. Un miembro del grupo buscaba por una zona con entidades bancarias, de cualquier población del territorio catalán, a la posible víctima y la seguía hasta la entidad donde comprobaba el reintegro que realizaba en efectivo. Este daba el aviso a dos mujeres que hacían el seguimiento de la víctima hasta su domicilio y aprovechaban cualquier excusa para acceder al portal y así acompañarla hasta el ascensor, donde la distraían con el objetivo de cometer el hurto.

El cuarto miembro del grupo las esperaba fuera, en la vía pública, y marchaban del lugar con un vehículo. Finalmente, la mañana del 2 de octubre, el equipo de investigadores localizó en Barcelona dos de los miembros del grupo criminal, cuando acababan de perpetrar otro hurto a una persona de edad avanzada, y los detuvieron. Los arrestados pasaron a disposición judicial y el juez instructor decretó libertad con cargos. La investigación continúa abierta y no se descartan más detenciones.

Port de Tarragona