Los Mossos retornan a la cárcel a un recluso que se fugó durante una salida y que hizo dos atracos en Barcelona, ​​uno de ellos con rehenes

Utilizaba un revólver y ató los empleados de un supermercado con bridas y los encerró en una habitación

arxiu / archivo

Los Mossos han ingresado en prisión a un recluso de 36 años que huyó durante una salida programada con educadores y aprovechó el tiempo en libertad para cometer dos atracos en Barcelona. El primero de los hechos tuvo lugar el 19 de septiembre, cuando se produjo un atraco en el interior de una entidad bancaria de Barcelona. El ladrón amenazó con un revólver uno de los trabajadores y consiguió llevarse un botín de 1000 euros.

Una vez analizados todos los elementos relacionados con el atraco y partir de la observación de cámaras de seguridad de la zona los agentes pudieron observar los movimientos del arrestado en torno al banco el día del robo.

Entonces los investigadores comenzaron a trabajar para establecer posibles candidatos con antecedentes por atraco que cuadraran con el hombre que se observaba en las imágenes. De las gestiones en resultó un hombre de 36 años al que le constaban tres órdenes de detención e ingreso en prisión y que en el mes de mayo de 2018 fugó de los educadores que le acompañaban en una salida programada fuera del Centro Penitenciario donde cumplía condena por atraco.

Dos días después alrededor de las 21:00 horas hubo un nuevo atraco, en este caso en un establecimiento de alimentación ubicado en una zona cercana de la entidad bancaria que había sido asaltada el día 19 de septiembre. En esta ocasión el ladrón irrumpió en el local y amenazó con una pistola a los trabajadores que ya estaban a punto de cerrar. En ese momento no había ningún cliente en el establecimiento. Enseguida condujeron los tres empleados hacia el cuarteto donde se hacía el recuento de la recaudación del día y los ató con bridas de manos y pies.

Fue a los pocos minutos cuando entró en la tienda un hombre, pareja de una de las trabajadoras, que la había venido a buscar como había hecho otras veces. Extrañado porque no veía a nadie intentó entrar en la oficina donde se hacía el recuento. En darse cuenta, el atracador salió abruptamente del cuarteto y en ese momento se produjo un forcejeo entre los dos hombres en el transcurso del cual se produjo un disparo fortuito que impactó contra uno de los mostradores del local , sin que causara ningún herido. Finalmente, el arrestado el consiguió reducir, lo golpeó con la pistola y lo condujo hasta el cuarteto para inmovilizarlo como había hecho anteriormente con las otras víctimas. En este caso se llevó 2.707 euros en metálico. De este robo violento se hizo cargo el Grupo de Robos Violentos de Barcelona.

En este punto las dos unidades encargadas de investigar los dos hechos se coordinaron de manera que pudieron establecer que el autor de los dos robos era la misma persona.

Ya avanzada la investigación los agentes de la Unidad Central de Atracos ubicaron el investigado en la zona de Pubilla casas en L’Hospitalet de Llobregat.

El día 23 de septiembre se llevó a cabo un dispositivo de búsqueda para tratar de localizar al sospechoso en esta área. El día 25 el operativo policial dio sus frutos y hacia las 15.00 horas detectaron y detuvieron al presunto autor de los robos. En el momento de la detención llevaba una riñonera en el interior de la cual llevaba un revólver con cuatro balas en el interior del tambor, que corresponde al arma utilizada en los dos robos. El detenido pasó a disposición judicial el día 28 de septiembre y el juez decretó su ingreso en prisión.

Detenido mientras seleccionaba un banco para atracar

Por otra parte el día 22 de septiembre los Mossos detuvieron al autor de un atraco con violencia e intimidación en una entidad bancaria, un hombre de nacionalidad española, de 72 años y con antecedentes policiales por hechos similares.

Un agente de la DIC que se encontraba fuera de servicio reconoció en el interior de una oficina bancaria de la Avenida Meridiana el hombre, al que se investigaba por haber intentado robar un banco el 12 de septiembre.

El policía solicitó apoyo de patrullas uniformadas de la comisaría de Nou Barris para identificarlo y detenerlo.

Al registrar al arrestado, los agentes le localizaron una pistola simulada, y una libreta con anotaciones de direcciones de entidades bancarias de Barcelona, ​​y las características de sus oficinas. Lo que denota que en el momento de la detención realizaba tareas de control y vigilancia de estos bancos para perpetrar nuevos atracos.

Port de Tarragona