Mossos que estaban en colegios gerundenses del 1-O aseguran que Guardia Civil y Policía Nacional cargaron sólo de llegar

Los agentes declaran en el juzgado que no hubo coordinación con la policía catalana y que no les informaron de las actuaciones

Abogados voluntarios llegando a los Juzgados de Girona. / Marina López

ACN .- Los Mossos que eran los colegios electorales de Girona, Sant Julià de Ramis y Aiguaviva donde actuaron la Policía Nacional y la Guardia Civil el 1-O han declarado hoy como testigos en el juzgado de instrucción 2 en el marco de la investigación por las cargas. Los agentes explicaron que en cada punto de votación había una pareja de Mossos y que las policías españolas cargaron contra las personas que protegían los colegios sólo de llegar, sin intentar hacer mediación antes. Además, han dicho que la actitud de los manifestantes era pacífica o de resistencia pasiva. Mossos han asegurado que no hubo coordinación con la policía catalana y que no les informaron de las intervenciones previstas.

La veintena de agentes de los Mossos que eran los puntos de votación de Girona, San Julián y Aiguaviva donde Policía Nacional o Guardia Civil cargaron el 1-O han declarado este lunes en el juzgado en calidad de testigos. Según ha detallado el portavoz del colectivo de abogados voluntarios que interpuso la querella, Albert Carreras, eran unas declaraciones acordadas por el mismo juzgado con el objetivo «de esclarecer las actuaciones».

De hecho, según Carreras, las preguntas de la magistrada se han centrado, sobre todo, en saber cómo fue la intervención policial de los Mossos, cuántas personas había congregadas delante de cada centro de votación y qué pasó cuando llegaron las unidades de policía Nacional o Guardia Civil.

El juzgado de instrucción 2 de Girona investiga una treintena de agentes de la Policía Nacional por las cargas en la ciudad de Girona. En las otras dos poblaciones intervino la Guardia Civil y, aunque recientemente los abogados voluntarios han conseguido identificar alguno de los agentes que actuaron, de momento el juzgado aún no ha imputado a ninguna.

Sin coordinación

Según detalló Carreras, este lunes en el juzgado ha habido «unanimidad» entre los Mossos a la hora de asegurar que en ningún momento les avisaron sobre las actuaciones que preveían hacer Policía Nacional y Guardia Civil. «No hubo coordinación», explicó el abogado que destaca que «llegaron y actuar prescindiendo totalmente de la fuerza de los Mossos».

Además, también han declarado que se «sorprendió» cuando vieron llegar las unidades de Guardia Civil o de Policía Nacional y que actuaron directamente, sin intentar dialogar con las personas que protegían los colegios o coordinarse con el binomio de Mossos. «No hubo una actitud dialogante o un intento de negociación previo, sino que parece que la actuación fue directa para impedir la votación, sin valorar la proporcionalidad ni las consecuencias de su actuación», apuntó Carreras.

De hecho, el abogado destacó que los Mossos han explicado que cada colegio intentaron dar cumplimiento al mandato del TSJC cumpliendo con el principio de proporcionalidad pero «como que era una pareja de Mossos en cada lugar, no pudieron actuar «. Sobre todo teniendo en cuenta que en algunos puntos de votación había cientos de personas protegiendo los colegios: «Estaban totalmente imposibilitados para hacer nada más que intentar dialogar con las personas que estaban fuera».

Actitud pacífica

Los Mossos también ha declarado que la actitud de los manifestantes era pacífica o de resistencia pasiva cuando llegaron Policía Nacional o Guardia Civil. «En ningún caso vieron actitudes agresivas o que intentaran rodear los agentes para intentar forzar que no pudieran realizar su actuación», concretó.

Según Carreras, algunos mossos sí han declarado que Policía Nacional o Guardia Civil actuaron «con fuerza violencia» y que algunas cargas fueron desproporcionadas.

Este viernes están citados a declarar como investigados cinco agentes más de la Policía Nacional. También queda pendiente la continuación de la declaración del policía que perdió una cámara en el colegio Verde y el visionado de las imágenes registradas.

Port de Tarragona