El cuerpo localizado sábado es del segundo ocupante del vehículo arrastrado por el río en la Espluga de Francolí

Furgón funerario y camión de Bombers en el lugar del hallazgo. / Anna Ferràs

ACN .- Los restos localizadas sábado por la orilla del Francolí, cerca de Montblanc, corresponden a un vecino de la Espluga de Francolí de 72 años, según los Mossos. Se trata del segundo ocupante de un vehículo arrastrado por el río cuando cruzaba por un puente de la Espluga. El otro ocupante lo localizaron dos días después de la riada en el puerto de Tarragona. Con esta ya son cinco las personas fallecidas confirmadas raíz de las inundaciones del 22 de octubre en Cataluña: los dos ocupantes de este coche, el vecino de un bungalow de Vilaverd y un sintecho encontrado sin vida en la Pobla de Mafumet, además de un hombre arrastrado por el arroyo en Arenys de Munt. A estas alturas, continúan desaparecidos una mujer que también vivía en el bungalow de Vilaverd y un camionero belga.
El sábado los Bomberos reanudaron la búsqueda de las tres personas que aún se encontraban desaparecidas por las riadas en la Conca de Barberà. El dispositivo, formado por siete dotaciones de los Bomberos con efectivos de los GRAE, cinco dotaciones caninas de voluntarios de Castellón y una de los Mossos, recorrieron diferentes sectores entre la Espluga de Francolí y Picamoixons.

Se peinaron con los perros algunas zonas donde ya se había hecho otros tipos de búsqueda y también algunos puntos aislados significativos. Hacia la una y media del mediodía, un perro de la unidad canina de los Mossos señaló un punto alejado del cauce por el que todavía no se había investigado y se encontraron restos humanos. Cuatro horas más tarde se logró rescatar los despojos y comenzar las tareas de identificación.

Según informan los Mossos, este lunes por la tarde agentes de la Unidad de Investigación de la comisaría de Valls han completado todas las pruebas que permiten confirmar que los restos localizados sábado al mediodía corresponden al vecino de la Espluga de Francolí de 72 años que viajaba en un coche rojo cuando se vio sorprendido por la riada.

Port de Tarragona