Queman y destrozan una decena de radares de velocidad de carreteras de Tarragona

Uno de los radares de la T-11 boicoteados, en Reus. / Roger Segura

Una decena de radares de velocidad fijos situados en varias carreteras del Camp de Tarragona han resultado afectados por varios actos vandálicos en la noche. Según informa el Servicio Catalán de Tráfico, hay tres dispositivos quemados y siete más que han sufrido desperfectos. Los Mossos han abierto una investigación para identificar al autor o presuntos autores de los hechos. Por su parte, los Bomberos recibieron el lunes por la noche varios avisos por fuego en radares con muy poco margen de diferencia: a las 22:24 horas en el dispositivo de la T-11 en Reus, a las 22:26 al de la C-14 en Vila-seca ya las 23:11 el de la C-14 a la Selva del Camp. En cada caso activaron una dotación para atender el incidente.

Además, han sufrido desperfectos los radares de la carretera N-240 en Montblanc y Vallmoll, el de la C-37 en Valls, el de la N-340 en Montroig del Camp, el del enlace entre la T- 11 y la C-14, el de la T-310 en Montbrió del Camp y el de la TV-3141 en Cambrils. Algunos de ellos han aparecido con los cristales rotos, con las cámaras golpeadas o han lanzado líquidos o pintura. Fuentes del Servicio Catalán de Tráfico han explicado que las tareas de reparación de los radares dañados aún no han comenzado.

Port de Tarragona