Unos encapuchados asaltan una casa en Calonge y amenazan una pareja a punta de pistola

Los ladrones se llevan dinero y joyas y los Mossos han abierto una investigación para detener a los sospechosos

Exterior de la casa donde se ha cometido el robo con intimidación. / Marina López

ACN.- Asalto violento en una casa de la urbanización Vescomtat de Cabañas de Calonge (Baix Empordà) este lunes por la noche. Según fuentes cercanas a la investigación, un grupo de al menos tres encapuchados ha saltado la valla de acceso a la finca, han sorprendido el propietario en el exterior de la vivienda y, a punta de pistola -se desconoce si real o simulada -, lo han hecho entrado dentro de la casa donde también estaba su mujer. Amenazándoles con el arma, los asaltantes exigían que abrieran la caja fuerte. Fuentes del caso indican que los ladrones se han llevado dinero, joyas y teléfonos móviles. La pareja logró alertar a los servicios de emergencias a las 20.20, cuando los asaltantes habían marchado. Los Mossos han abierto una investigación para detener a los sospechosos.
Según fuentes del caso, los ladrones saltaron la valla perimetral de acceso a la finca. Allí, esperaron que el propietario del inmueble saliera de la casa. Entonces, lo abordaron, le amenazó con un arma corta y le hicieron entrar dentro de la casa. En la vivienda estaba su mujer.

Los tres encapuchados, que según fuentes del caso hablaban con acento sudamericano, cerraron el matrimonio en una habitación. Los apuntaron con la pistola -en este momento se desconoce si era un arma de fuego real o simulada- mientras les exigían que abrieran la caja fuerte.

Según fuentes cercanas a la investigación, los asaltantes robaron dinero en efectivo, joyas y los teléfonos móviles de las víctimas y huyeron del inmueble. Las víctimas no sufrieron heridas de gravedad durante el robo. Los propietarios del inmueble pudieron dar la voz de alerta a las 20.20, a través de la alarma.

La División de Investigación Criminal (DIC) de los Mossos en Girona ha abierto una investigación para identificar y detener a los sospechosos del asalto violento.

El alcalde de la población, Miquel Bell-lloch, mostró solidaridad con los vecinos asaltados pero ha insistido en que el robo violento de este lunes es un caso «aislado». Bell-lloch ha señalado que los accesos del municipio hay cámaras lectoras de matrículas pero no a la entrada de la urbanización.

Por ello, el alcalde resalta que uno de los objetivos de este mandato es extender los sistemas de videovigilancia en las 33 urbanizaciones del municipio. Un proyecto que ya adelanta que será a medio o largo plazo para poder cumplir con todos los trámites administrativos y conseguir las autorizaciones necesarias. Según Bell-lloch, instalar estos sistemas de lectores de matrículas costará entre 400.000 y 500.000 euros.

Port de Tarragona