Cinco detenidos y tres policías heridos leves durante el fin de semana de feria en Manresa

La Policía Local de Manresa ha informado de que tres de sus agentes sufrieron lesiones y que se realizaron cinco detenciones el fin de semana, coincidiendo con la Feria de Manresa. Según el cuerpo policial, las dos primeras detenciones se produjeron el viernes al mediodía, cuando una persona alertó a una patrulla, que circulaba por la Plaza Bonavista, que unos individuos habrían escalado su propiedad para acceder a la terraza de un edificio contiguo, desocupado, y que con esta acción le habrían ocasionado desperfectos en unas tuberías, por las que se escapaba el agua. Los agentes accedieron al inmueble y encontraron cinco jóvenes que tenían intención de ocupar el edificio y que, al verse sorprendidos por los agentes desistieron de su intención y comenzaron a marchar, excepto uno, que comenzó a abuchear e intentar agredir a un agente, por lo que fue detenido, resultando también detenido un hermano de éste que, al ver que su hermano iba a ser detenido, intentó impedir la detención. En esta intervención tuvieron ser atendidos dos agentes de contusiones leves.

El tercer detenido se hizo la madrugada del sábado al domingo. Los hechos ocurrieron a media, cuando la sala del 092 recibió varias llamadas informando que en un local de ocio de la Calle Canónigo Muntanyà un cliente estaba causando disturbios: habría agredido un cliente y posteriormente una mujer, la que varios testigos identificar como su propia pareja, a quien habría dado un puñetazo en la nariz, causándole una hemorragia.

Al llegar varias unidades al lugar, varios testigos manifestaron que el presunto agresor había ido y había entrado en un parking de la zona, donde fue encontrado por los agentes, todo lleno de sangre, con una mujer que sangraba por la nariz, aunque ella negaba que las heridas fueran causadas por ninguna agresión. Por otro lado el vehículo del presunto agresor tenía rota la luna trasera. Cuando los agentes intentaban averiguar qué había pasado, el presunto agresor, un vecino de San Juan de 29 años, se tiró encima de uno de los agentes, haciéndolo caer al suelo y agrediéndole, motivo que precipitó su detención. A resultas de esta detención se tuvieron que asistir dos agentes, uno de los cuales ha tenido que coger la baja.

El cuarto detenido se hizo el domingo a las once y media de la noche, cuando la sala del 092 recibió varias llamadas informando que en un local de ocio de la Muralla había un joven causando molestias y disturbios. Una vez identificado por una patrulla, el sistema informático policial alertó que al hombre, un vecino de Maresa de 38 años, le constaba una orden judicial de detención por delitos contra el patrimonio, por lo que fue detenido.

La madrugada del domingo al lunes se detuvo al quinto, un vecino de Manresa de 23 años, a quien se investiga por un delito de robo con fuerza. El agente de servicio en la Plaza Mayor observó como el hombre escalaba una reja de un comercio hasta el balcón de un edificio de la calle San Miguel, cerca de la plaza, y que una vez en el primer piso, rompía el cristal de la puerta del balcón con una patada y entraba en el interior. El agente reclamó el apoyo de otras patrullas que detuvieron al hombre minutos después.

Port de Tarragona