Detienen en Barcelona un fugitivo buscado en Suecia por asesinato

La Policía Nacional ha detenido en Barcelona a un fugitivo al que le constaba una orden europea de detención y entrega emitida por las autoridades de Suecia por delitos de asesinato, organización criminal y blanqueo de capitales. Por la gravedad de los delitos, se había convertido en objetivo prioritario para las autoridades suecas.

El primero de los hechos delictivos con que se le relaciona ocurrió en marzo de 2017, cuando dos individuos mataron en la ciudad sueca de Malmö a una tercera persona, a quien dispararon varias veces en la cabeza y el cuerpo. Igualmente se le vincula con otro suceso ocurrido casi un año después, en febrero de 2018, cuando varios individuos pretendían dar muerte a un tercero, a quien no lograron asesinar aunque dispararle, si bien acabaron con la vida de otro individuo que lo acompañaba. Para los dos homicidios consumados y otro en grado de tentativa o conspiración enfrenta a una pena de cadena perpetua, revisable una vez que haya cumplido 20 años de condena.

Además, se le vincula con una estafa que tuvo lugar el 30 de octubre de 2017, cuando una empresa transfirió, inducida por un engaño, la cantidad de 6.562.910 coronas suecas en la cuenta bancaria de otra empresa sueca . Al día siguiente, el fugitivo recibió en su cuenta de una entidad bancaria de Dubai, 500.000 coronas provenientes de dinero que la segunda empresa había recibido. Por estos hechos se enfrenta a una pena de 6 años de prisión.

Inicialmente residió en Madrid con una identidad falsa

Las investigaciones policiales para dar con su paradero y proceder a su detención se iniciaron en Madrid en abril de 2019, donde miembros del Grupo de Fugitivos de la Policía Nacional llevaron a cabo varias investigaciones que desembocaron en el descubrimiento de la identidad falsa que empleaba el fugitivo. También consiguieron averiguar la dirección de un domicilio en Las Rozas, donde tras las gestiones realizadas se pudo constatar que ya no residía.

Los contactos con los investigadores suecos se prolongaron durante meses. En este tiempo se llevaron a cabo continuas investigaciones sobre el entorno criminal en que el fugitivo se desarrollaba, lo que permitió centrar su domicilio habitual en Barcelona. Ante la peligrosidad potencial del fugitivo, se incluyó en el dispositivo para su detención en miembros de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES) de la Policía Nacional. Finalmente, se logró su detención en una intervención rápida y efectiva que no permitió ninguna reacción por parte del fugitivo.

Puerto de Tarragona