Una madre de Girona, detenida tras llamar al 112 diciendo que ha ahogado su hija en la bañera

Los servicios de emergencia intentan reanimar a la niña, que tiene unos 10 años

Un agente de Mossos d'Esquadra conduce a la madre esposada hacia la patrulla. / Marina López

ACN.-

Una madre confesó este lunes a los 112 que ha ahogado su hija de 10 años en la bañera, según ha podido saber la ACN. La mujer ha llamado al número de emergencias para avisar de la situación, y hasta los lugares de los hechos, en la Ronda Ferran Puig de Girona, se desplazaron unidades de los Mossos y tres ambulancias medicalizadas. Los servicios médicos trabajan ahora para intentar reanimar a la niña. Los Mossos han llevado la mujer detenida y esposada a las cuatro de la tarde. La división de investigación criminal se ha hecho cargo del caso.
Los hechos ocurrieron en un piso situado en el número 28 de la Ronda Ferran Puig, junto a la Devesa de Girona. Hacia las dos de la tarde, la madre ha llamado al 112 y dijo que había muerto su hija ahogándola en la bañera. Según explicó, lo había hecho hacía una media hora.

Hasta el lugar se desplazaron efectivos de los Mossos d’Esquadra y del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), que ha enviado tres ambulancias medicalizadas. La División de Investigación Criminal (DIC) de la policía catalana se ha hecho cargo de la investigación, que tutelará el juzgado de instrucción 1 de Girona (en funciones de guardia).

A las cuatro de la tarde, los Mossos han llevado esposada la madre, una mujer de nacionalidad española. Según fuentes cercanas a la investigación, los efectivos de emergencias han estado intentando reanimar a la niña y poco antes de las cinco, la han trasladada en ambulancia hasta el hospital Josep Trueta. Las mismas fuentes indican, sin embargo, que la menor -que tiene unos 10 años- tiene pocas posibilidades de sobrevivir.

La comitiva judicial, que se desplazó hasta el domicilio, ha salido poco después. De todos modos, está pendiente de volver al piso para hacer la inspección ocular.

Este caso ha tenido lugar, precisamente, dos semanas después de que dos niñas de 5 y 6 años aparecieran muertas en una casa de Salitja, un núcleo de Vilobí d’Onyar (Selva). Su madre se arrojó delante de un camión en la autopista AP-7 en Salt. Los Mossos localizaron una azada en la casa -todo apunta a que era el arma del crimen- e investigan si la mujer mató a sus hijas.

Port de Tarragona