Un inspector jefe de la Policía Nacional acepta dos años de prisión por avisar a un clan de narcos de los registros de Mossos

Imagen de archivo del procesado.

Félix Riesco, inspector de la Policía Nacional jubilado, que había ejercido en Mataró, ha llegado a un acuerdo de conformidad para ser condenado a dos años de prisión por cobrar sobornos a cambio de avisar al jefe de un clan del barrio de la Mina de actuaciones de Mossos. La Fiscalía pedía para inicialmente 9 años y 6 meses de cárcel, pero ha aceptado una rebaja hasta los dos años que permitirá que el policía no entre en prisión. Se le acusaba de cohecho, revelación de secretos y favorecer el tráfico de drogas, publica El Periódico.

Los hechos, que ya no serán juzgados por un jurado popular, se produjeron entre noviembre de 2015 y junio de 2017. Según el representante del ministerio público, el inspector de la Policía Nacional proporcionó información trascendental a Ángel Amaya, patriarca de uno de los clanes más importantes del barrio de la Mina, en Sant Adrià de Besòs, sobre movimientos de Mossos d’Esquadra contra el tráfico de drogas que afectaba a la familia Amaya. Así se perjudicaron operaciones, ya que los domicilios que tenían que ser registrados por la policía autonòmica eran limpiados de cualquier rastro de droga y sus moradores huían. El patriarca ha aceptado una condena de 20 meses.

Port de Tarragona