Ocho detenidos en Barcelona y Girona por atracos a tiendas de móviles con hacha y casco

Los Mossos han detenido a ocho personas en una operación para desarticular dos grupos criminales especializados en cometer robos violentos a tiendas de telefonía móvil de Barcelona, ​​Girona y municipios del Área Metropolitana. Ambos grupos criminales actuaban por separado y no mantenían ningún tipo de relación. Utilizaban mucha violencia para intimidar a las víctimas, accedían al establecimiento comercial con cascos para evitar su identificación y utilizaban motos sustraídas para huir del lugar con rapidez y evitar la acción policial. En total se han detenido a ocho personas, de las que dos ya han ingresado en prisión. Los investigadores los relacionan con al menos una veintena de atracos, aunque no se descarta que estén implicados con más robos violentos.

El primer grupo criminal desarticulado estaba formado por cinco personas, entre las que había un menor de edad, que sus padres utilizaban para cometer los asaltos. La pareja detenida accedía al establecimiento con su hijo para no levantar ninguna sospecha entre los trabajadores. Una vez en el interior mostraban la intención de comprar algún aparato y marchaban, momento en que entraban los otros miembros del grupo. Actuaban con casco y empleaban mucha violencia para cometer el robo. Intimidaban a los trabajadores con un arma blanca y en alguna ocasión habían exhibido un arma de fuego.

La investigación relacionada con este grupo criminal se inició el pasado mes de septiembre cuando los mozos de la División de Investigación Criminal de Barcelona tuvieron conocimiento de que se estaban produciendo robos en tiendas de telefonía móvil que respondían a un mismo patrón delictivo. Después de un tiempo de pesquisas y gestiones policiales los mozos pudieron identificar los integrantes del grupo. Según los investigadores los investigados eran personas peligrosas que normalmente utilizaban vehículos para huir de la presencia policial, sin respetar las señales viales y de circulación, lo que ponía en peligro a los peatones.

Finalmente, las detenciones se llevaron a cabo el lunes 3 de febrero, en el municipio gerundense de Quart. Los agentes detuvieron a dos hombres, una mujer y un menor de edad. El quinto miembro del grupo ya estaba en la cárcel por su presunta implicación con otros hechos delictivos investigados.

En cuanto a la valoración del material sustraído hasta el momento asciende a más de 140.000 euros y 1500 euros de dinero en efectivo de las cajas registradoras aunque la investigación continúa abierta y esta cifra se podría incrementar.

Tras pasar a disposición judicial, la pareja ingresó en prisión y un tercer detenido quedó en libertad. El menor pasó a disposición de Fiscalía de Menores.

Un hacha para intimidar a los trabajadores

La investigación relacionada con el segundo grupo criminal se inició el pasado mes de enero. Con el fin de localizar y detener a los miembros del grupo criminal que actuaba en Barcelona se constituyó un equipo conjunto de agentes de la División de Investigación Criminal y de las Unidades de Investigación de las comisarías de Ciutat Vella, Nou Barris, Horta Guinardó y Gracia, principales distritos donde se estaban denunciando estos robos.

Los integrantes de este grupo actuaban con un hacha con la que intimidaban a sus víctimas para lograr sustraer los móviles de alta gama. Llegaban al establecimiento comercial con una motocicleta sustraída. Entonces uno de los ladrones accedía al interior del establecimiento y el otro le esperaba afuera con el vehículo en marcha. La acción era rápida y, en un instante, el atracador llevaba multitud de teléfonos que tenía a su alcance. Los investigadores calculan que estarían implicados en más de una decena de hechos y que se habrían llevado material por un valor aproximado de más de 110.000 euros.

Jueves 6 de febrero por la tarde los investigadores arrestaron a los autores de los hechos y llevaron a cabo un operativo policial de entrada y registro en los domicilios de los investigados. En el interior se localizaron prendas que coinciden plenamente con la ropa que llevaban durante los robos, un casco blanco usado en uno de los hechos, un cuchillo de grandes dimensiones que utilizaban para intimidar a las víctimas y un arma de fuego simulada .

Los tres detenidos pasaron a disposición judicial ayer sábado. El juez decretó prisión para dos de ellos y el tercero quedó en libertad con cargos.

La colaboración ciudadana permite detener a otro hombre en una tienda de telefonía

Por otra parte, el pasado 21 de enero, los mozos de escuadra de la comisaría de San Martín detuvieron in fraganti a un hombre, que actuaba solo, como presunto autor de un intento de robo en un establecimiento de telefonía móvil del distrito de San Martín. El hombre había accedido en este local con una navaja y los clientes que había en el interior lo redujeron a la espera de la llegada de la patrulla. Tras pasar a disposición judicial, el detenido quedó en libertad con

Port de Tarragona