Golpe al mercado negro de tarjetas bancarias en Internet a nivel mundial con la desarticulación de una organización criminal nigeriana

La Policía Nacional han desarticulado una organización criminal de origen nigeriano especializada en la falsificación de tarjetas bancarias, fraude a través de Internet, falsificación de documentos y blanqueo de capitales. Sus 36 integrantes han sido detenidos por un fraude que sobrepasa el millón y medio de euros y cuyos afectados residen en un total de 37 países.
Esta investigación es fruto de la estrategia diseñada por la Policía Nacional para luchar contra las redes criminales dedicadas a la comisión de todo tipo
de delitos contra el patrimonio a través de Internet y que, unida al resto de las investigaciones llevadas a cabo durante el año 2019, ha permitido desarticular 32 organizaciones o grupos delictivos, con más de 300 detenidos en todo el territorio español.

La operación Market se inició tras un exhaustivo análisis de operaciones con tarjetas bancarias vendidas en foros especializados de carding, que es como se denomina al uso ilegítimo de las tarjetas de crédito pertenecientes a otras personas con el fin de obtener bienes realizando fraude con ellas. Este mismo análisis también se llevó a cabo en los mercados clandestinos darkweb, que es como se conoce al contenido que se puede encontrar en las diferentes redes a las que sólo se puede acceder con programas específicos.

Se expidieron más de 70 tarjetas bancarias fraudulentas

Los investigadores dieron con un punto de compromiso coincidente en la plataforma online de un conocido supermercado. De forma sistemática, el establecimiento soportaba actuaciones ilícitas al haber sido vulnerados todos sus procedimientos de solicitud, verificación y emisión de las tarjetas bancarias y, como consecuencia, se habían expedido más de 70 tarjetas bancarias fraudulentas, con las que se había llevado a cabo un fraude de más de 1.500.000 euros.

En una primera fase, se aportaba documentación con distintas identidades falsas para la emisión de las tarjetas bancarias a la financiera emisora de las tarjetas de pago. Posteriormente, una vez recibidas en los domicilios bajo el control de los investigados, se producía el uso fraudulento de las tarjetas agotando el crédito existente en ellas. Finalmente, los delincuentes abonaban la deuda generada de forma online aportando numeraciones de tarjetas bancarias extranjeras de origen fraudulento obtenidas en foros privados de internet, así como en la deep web y la darknet. Así es como ciudadanos de 37 países tan dispares como Panamá, Malasia, China o Colombia se han visto afectados por este fraude.

Para vender en el mercado secundario estos productos disponían de perfiles en las principales redes sociales y plataformas de venta entre particulares, en los que los ofertaban a precios sensiblemente inferiores a los originales.

Importantes medidas de seguridad para evitar ser detectados

Entre las medidas interpuestas por la organización para evitar ser detectados por los investigadores se encuentran la utilización de documentos de identidad falsos, diferentes técnicas para hacer anónimas sus actividades por internet o la realización de las compras desde el extranjero. Todo ello en un intento de hacer prácticamente imposible el rastreo de sus actividades por los agentes de la autoridad.

El órgano judicial instructor dispuso la entrada y registro de forma simultánea en los seis domicilios de los principales investigados, repartidos por toda la provincia de Madrid, así como la detención y puesta a disposición judicial de los principales colaboradores, llevándose a cabo un total de 36 detenciones. En los registros efectuados se han recuperado numerosos productos tecnológicos de alta gama comprados fraudulentamente, así como dinero en efectivo, documentos falsificados y material informático dedicado a esta faceta delictiva. También se han intervenido documentos de contabilidad interna empleados por los miembros de la organización. Durante el año pasado, la Policía Nacional llevó a cabo diversas operaciones relacionadas con esta misma tipología delictiva, con un resultado de 32 organizaciones o grupos delictivos desarticulados y más de 300 personas detenidas.

Port de Tarragona