El TSJC establece que la relación entre Glover y un repartidor es un Contrato de trabajo y ordena la readmisión de un despedida

La sala social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha dictado una sentencia por la que considera que la relación que se establece entre un «rider» y la empresa Glovo debe considerarse un contrato de trabajo. Por tanto, dicta la readmisión de un trabajador que denunció su despido en 2018, al considerarla improcedente. Alega el tribunal en sus fundamentos que la relación entre el demandante -el trabajador de Glovo- y la empresa es la de «un verdadero contrato de trabajo, ya que se dan todos los elementos fundamentales que establece el artículo 1.1 del Estatuto de los Trabajadores. Estos son voluntariedad, retribución, alienidad y dependencia.

Utiliza como referencia jurisprudencial un caso relativo a Uber, dirimido por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en el que se consideraba que el trabajador no lo era de un servicio informático (la relación mediante una aplicación de móvil) sino como un servicio de transporte.

La readmisión se ha de realizar en las mismas condiciones que el despedido tenía en 2015, cuando presentó la primera demanda, y será debidamente indemnizado.

Puerto de Tarragona