El Síndic reclama fijar unos precios máximos en los servicios funerarios ajustados a la vulnerabilidad de las personas

Propone establecer uno o dos tramos de precio atendiendo a la diversidad de situaciones económicas

El Síndic de Greuges ha reclamado fijar unos precios máximos en los servicios funerarios ajustados a la vulnerabilidad de cada persona durante la crisis del coronavirus. El Síndic ha analizado las medidas aprobadas por las autoridades catalanas y españolas sobre servicios funerarios de acuerdo con el código de buenas prácticas que publicó la institución en 2016. Así, concluyó recomendando que el establecimiento de precios máximos y cerrados sea de comprensión fácil y tenga en cuenta, en uno o dos tramos de precio, la diversidad de situaciones económicas de las personas, que se tengan presentes las familias con menos recursos con la fijación de precios máximos ajustados a su situación y pedir la máxima celeridad a las autoridades competentes en su determinación.

Por otra parte, ha pedido valorar la ampliación a nueve o doce meses del plazo de seis meses establecido para la devolución de importes ya abonados por los servicios funerarios y que sean superiores a los precios máximos.

El Síndic ha recordado que tanto las decisiones de la Generalitat como del Gobierno se han dirigido a una mejor garantía de los derechos subjetivos de las personas en relación con un servicio universal ya unos precios razonables y asequibles. Alertó que la prestación por empresas privadas de unas actividades consideradas esenciales o universales «no puede conllevar la disminución de derechos y garantías para las personas».

El Gobierno acordó el pasado viernes poder intervenir los servicios funerarios durante la crisis de la Covidien-19 y limitar los precios de los enterramientos. El Gobierno también ha prohibido subir los precios de los servicios funerarios mientras dure la crisis sanitaria.

Puerto de Tarragona