Mossos alertan a las mensajerías tras detectar envíos de droga durant el confinamiento

Droga oculta dentro de un libro. / Mossos

En el marco de los controles policiales que se han establecido para mantener las restricciones vigentes de la movilidad y garantizar las medidas de confinamiento, la Policía de la Generalitat-Mossos d'Esquadra ha detectado en los últimos días en Barcelona un incremento de las transacciones de drogas a través de envíos realizados por plataformas de mensajería y paquetería. Ante esta situación y para impedir que presuntos traficantes de drogas utilicen estas empresas para enviar sustancias estupefacientes en diferentes puntos de la ciudad, los Mossos han contactado con los responsables de estas plataformas con el objetivo de establecer medidas encaminadas a reducir estos hechos delictivos.

La Policía de la Generalitat ha pedido que se incrementen las medidas de seguridad para detectar estos paquetes con drogas antes de hacer el envío para garantizar la seguridad de los trabajadores y de estas empresas y minimizar el tráfico de drogas durante el confinamiento. Asimismo, los mozos han enviado recomendaciones ante la posibilidad de que los repartidores se encuentren en estas situaciones y han recordado que ante cualquier sospecha hay que llamar al teléfono de emergencias 112.

Los mossos han recomendado que la propia empresa facilite a sus trabajadores una guía para asegurar que no transportan drogas y cómo deben actuar para avisar a la policía en caso de cualquier sospecha. Es importante también que se recoja el máximo de información para entregar a la policía con el objetivo de investigar los hechos.

Por otra parte, gracias a la colaboración con conductores de empresas privadas de transportes de personas, los mozos también han detectado una nueva modalidad delictiva que consiste en que el presunto distribuidor de drogas contrata un trayecto para traficar. En estos casos, los mozos también han contactado con estas empresas para que aumenten las medidas de seguridad y, ante cualquier sospecha, avisen y colaboren con la policía.

Desde el pasado 16 de marzo hasta el martes 14 de abril, se han registrado una treintena de casos, principalmente en los distritos de Ciutat Vella, Eixample y Sant Martí. En cuanto a las empresas de mensajería, en la mayoría de los casos investigados fue el propio trabajador que alertó a la policía ante la sospecha de que transportaba un paquete con drogas.

En todos los incidentes, se ha abierto una investigación para identificar a las personas que pidieron el envío y los destinatarios de la droga. Los investigadores trabajan con la hipótesis de que se trata de casos aislados sin ninguna vinculación entre ellos.

Diferentes casos desde el inicio del confinamiento

Martes, 14 de abril, un trabajador informó que llevaba una botella de refresco, pero que en su interior no había líquido, sino que habría marihuana. Los agentes de la comisaría del Eixample comprobaron el paquete y localizaron la droga que quedó intervenida. Con la declaración del repartidor, se abrió una investigación para identificar a las personas que habían promovido el envío.

El pasado sábado, 11 de abril, en dos actuaciones diferentes, dos repartidores alertaron a los mozos que llevaban un paquete que desprendía mucho olor y que pesaba poco. Se hicieron comprobaciones y en ambos casos descubrieron marihuana. Detuvieron uno de los trabajadores porque tenía una orden de búsqueda y detención.

En otra actuación, el pasado viernes 10 de abril, en el marco de un control policial los agentes detuvieron a un hombre que iba en un taxi y que llevaba una botella de litro con éxtasis líquido, bolsas con anfetaminas, éxtasis y unos 130 euros. El mismo día, en otra control de paso, se detuvo a otro hombre que viajaba en un coche con chófer y que llevaba en una bolsa dos envases de plástico termo-sellados, con sustancias estupefacientes.

También el mismo viernes, agentes de la comisaría de Ciutat Vella identificaron un repartidor que transportaba un libro que en principio no levantaba ninguna sospecha. Los Mossos, sin embargo, abrirlo, y descubrieron que la persona que la había enviado había hecho un agujero donde había colocado la droga. El repartidor manifestó que desconocía el contenido del paquete y colaboró ​​en todo momento con la policía. Los mossos investigan los hechos.

Puerto de Tarragona