Detienen en Figueres el fugitivo que asaltó una mujer en Roses con una escopeta y embistió la policía en Playa de Aro

El coche que robó el fugitivo a la víctima en Roses y que apareció en un bosque de Llagostera.

La Guardia Urbana de Figueres ha detenido este viernes por la madrugada el fugitivo que asaltó una mujer en Roses (Girona) con una escopeta recortada, le robó el coche, embistió la Policía Local de Playa de Aro (Girona) , obligó a un agente en un disparo contra el vehículo y terminó protagonizando una persecución por la C-31. El detenido, que vive en Figueres, tiene 28 años. La Guardia Urbana lo ha conseguido arrestar a media de la madrugada en el centro de la ciudad, cerca de la estación de tren. Los Mossos y las policías lo buscaban desde el lunes, cuando le perdieron la pista. El coche con el que logró escapar, un descapotable de color negro, apareció en una zona boscosa de Llagostera (Gironès).
Este pasado domingo, el ladrón asaltó una mujer en Roses. Eran sobre las cinco de la tarde y la víctima, que tiene unos 70 años, estaba paseando al perro por la zona de Santa Margarita. El asaltante, que hablaba francés, amenazó a la víctima con una escopeta de cañones recortados y le tomó el bolso. Después el ladrón huyó con el coche de la mujer, un descapotable de color negro, que tenía aparcado en la zona.

El ladrón se hizo escurridizo, pero el lunes las cámaras de videovigilancia que hay instaladas en Playa de Aro lo detectaron circulando por el municipio. Primero fue por la mañana, pero el fugitivo volvió a marcharse enseguida.

A primera hora de la tarde, sin embargo, el ladrón volver. Las cámaras de seguridad lo captaron entrando en el aparcamiento gratuito que hay junto a la avenida Castillo de Aro (donde se hace el mercado municipal). Pasaban pocos minutos de las dos de la tarde.

Embestida y salvo

Los efectivos de la Policía Local se movilizaron para atraparlo y lo consiguieron medio acorralar al aparcamiento. Un coche logotipado cortó la huida y otro de paisano se le puso detrás. El fugitivo, sin embargo, dio marcha atrás y embistió el coche con los agentes de paisano.

La patrulla uniformada, que había bajado del vehículo, vio como el ladrón premia el acelerador y se ponía la mano en la cintura. Como sabían que iba armado, y para evitar que los arrollara, fue entonces cuando uno de los policías disparó un tiro contra el coche.

El fugitivo, un hombre joven y delgado y que llevaba ponía mascarilla quirúrgica, huyó del aparcamiento a toda velocidad y fue en dirección a la C-31. El hombre cogió la autovía en dirección Girona y protagonizó una persecución con los agentes de la Policía Local siguiéndolo. Al final, sin embargo, logró escapar.

El coche, en Llagostera; él, en Figueres

El vehículo que el fugitivo robó a la víctima del asalto apareció en una zona boscosa de Llagostera. Gracias al aviso de unos vecinos, la Policía Local del municipio lo localizó y lo puso a disposición de los Mossos para que la inspeccionaran. Al fugitivo, sin embargo, nuevamente se le perdió la pista. Hasta esta madrugada.

A media, la Guardia Urbana de Figueres patrullaba por la zona centro cuando han visto un joven que intentaba esconderse. Como su actitud les ha hecho sospechar, lo han ido a buscar para identificarlo, y al cruzar sus datos con el sistema, enseguida les ha saltado la alerta. El detenido es un joven de 28 años vecino de Figueres. La Guardia Urbana lo ha traspasado a los Mossos para que el custodien en comisaría hasta que pase a disposición judicial.

Puerto de Tarragona