El ex presidente del comité de empresa de IQOXE reconoce presiones de la dirección para operar plantas con menos trabajadores

CCOO asegura que tras el siniestro ha denunciado la compañía seis veces a Inspección de Trabajo

Estado en que quedó la planta de IQOXE después de la explosión. / Eloi Tost

El ex presidente del comité de empresa de IQOXE, Fernando Terrado, ha reconocido que la dirección de la compañía presionó varias veces los trabajadores para operar las plantas con menos personal del fijado en el convenio laboral. En su comparecencia en la comisión de estudio de la seguridad del sector de la petroquímica de Tarragona del Parlamento, lo que entonces era el principal representante de los empleados ha puesto de manifiesto la elevada carga de trabajo a la que están sometidos en todos los departamentos. En la sesión de este martes también han intervenido dirigentes sindicales.

Desde CCOO ha asegurado que tras el siniestro del 14 de enero han denunciado seis veces IQOXE ante Inspección de Trabajo.
Terrado y los representantes sindicales han puesto sobre la mesa diferentes ejemplos de la precariedad laboral que sufrían, y sufren, los trabajadores de IQOXE. Terrado ha explicado que, al convenio, trabajadores y empresa tienen pactado que hay situaciones en las que «por tres plantas hay dos operadores». No obstante, afirmó que «a veces la empresa quería estirar un poco más», situación que generaba situaciones de tensión entre las partes. «La empresa siempre tenía la tentación de si podía poner en marcha la pequeña», dijo en referencia a poner en marcha otra planta; si bien añadió que «después los compañeros que estaban allí se negaban y no se hacía», indicó para remarcar finalmente: «Pero la tentación siempre estaba».

El actual presidente del comité ha afirmado en varias ocasiones que los trabajadores de todos los departamentos de IQOXE, desde administración hasta producción, tenían una carga de trabajo «excesiva». De hecho, José Antonio Hernández, secretario general de CCOO Industria de Cataluña, expuso que se hizo un informe de riesgos psicosociales que acreditaba que el 98% de los empleados tenían este problema. «La empresa lo consideró una simple opinión», remarcó Hernández. Terrado concretó que la plantilla no se ha incrementado a pesar del crecimiento de la empresa.

El Sombras '

A pregunta del diputado del PSC Carles Castillo, Terrado explicó que IQOXE encargó un estudio a una empresa externa para calcular el tiempo que tardaban los trabajadores en hacer las funciones de su día a día laboral. Las personas que hacían este control seguían en todo momento los trabajadores de IQOXE y les cronometrar las tareas. De ahí, que los empleados bautizaran con el apodo de 'El Sombras' cualquiera de estos analistas. La compañía usó estos estudios para aplicar, posteriormente, recortes laborales. «No estábamos nada de acuerdo con las ratios que salieron», aseguró Terrado.

De hecho, el ex presidente del comité también ha revelado que el día antes de la explosión mantuvieron una reunión con la dirección en la que se habló de la problemática de las cargas de trabajo. «La empresa nos dijo que estaba dispuesta a hacer otro estudio de tiempo», comentó. Con todo, Terrado ha rechazado relacionar el exceso de trabajo con el siniestro del 14 de enero. «Hasta que no haya conclusiones de la investigación no podremos decir si es por una cosa o por otra. Intento ser prudente a la hora de relacionar las causas y alguien nos dirá qué pasó realmente ", apuntó.

En este aspecto los sindicatos han sido más contundentes. Hernández ha hecho un repaso a todos los accidentes que ha habido en las empresas químicas de Tarragona en el último año. El último que ha mencionado, un derrame de aceite en Dow Chemical el 2 de abril. «En todos los accidentes se han repetido elementos: Precariedad laboral, ineficacia de los planes de autoprotección de las empresas e ineficacia de los planes de emergencias exteriores», dijo en referencia al Plaseqcat.

Sobre IQOXE, ha avanzado que CCOO ha puesto seis denuncias a Inspección de Trabajo después del siniestro. Cuatro de ellas relacionadas con la seguridad laboral, como por falta de medidas de prevención para la Covidien-19, y dos por «difamación sindical». En este sentido, Terrado expuso que desde que el grupo Cristian Lay compró la empresa en 2014 se multiplicaron los problemas desde el punto de vista laboral. «El comité de empresa ha batido récords en denuncias a Inspección de Trabajo. Por horas extras, pluses de antigüedad, tipo de contratos, sistema de fichar en el trabajo, modificaciones de jornada ... », enumeró. En los últimos meses, ha asegurado que han puesto dos más.

relato emocionado

Sin embargo, Terrado ha pedido «respeto por IQOXE». «Somos una empresa pequeña, con 100 trabajadores directos», afirmó; y se quejó del trato que han recibido por parte de la opinión pública a raíz del accidente. También ha defendido encarnizadamente y emocionada los compañeros que estaban trabajando en el momento de la explosión, dos de los cuales murieron y un tercero quedó herido de gravedad. «Cuando explotó el -reactor- 3100, la mitad de la plantilla desapareció. Con lo que quedaba, tres personas, se logró poner en seguridad el resto de la planta », valoró. Y ha añadido: «Nadie podía avisar al CECAT porque no había nadie para hacerlo», ha disparado en respuesta a las críticas de la Dirección General de Protección Civil y otros estamentos del Gobierno por no haber recibido información rápida por parte del empresa. «Me gustaría dejar claro que ningún plan de autoprotección es imposible que contemple una hipótesis que no está contemplada», enfatizó.

También ha sido crítico con la gestión de la emergencia por parte de las administraciones públicas el secretario general de UGT-FICA de Tarragona, Ángel Clua. «El 112 dice que no sabía dónde había ocurrido el accidente. Pero tienen cámaras en todo el polígono y se ve perfectamente. Tienen toda la información de los productos que hay en cada empresa y la cantidad. Desde el primer momento se debería haber sabido », y no 50 minutos después, como se señaló desde Protección Civil.

Clua también ha cargado contra la Generalitat por no contar con los sindicatos a la hora de elaborar el nuevo Plaseqta, por tardar mucho a la hora de validar los planes de autoprotección que presentan las empresas y porque «sólo hay un inspector de trabajo en todo el polígono ». Además, coincidió con Hernández a la hora de pedir más seguridad a las empresas, pero también más controles a la administración.

Por otro lado, los sindicatos también han «rechazado» el informe de la mesa de evaluación y seguimiento del siniestro, elaborado por el Gobierno. Para los representantes de los trabajadores no se les ha escuchado lo suficiente y el texto es poco profundo. Su principal redactor, el viceconsejero de la Presidencia, Pau Villòria, también ha comparecido este martes, y ha defendido que «el informe no era para esclarecer las causas del accidente». «El informe se ha ajustado a la petición que tenía, que era escuchar el territorio, recogerlo y que los departamentos tuvieran la constancia de las demandas para implantar nuevas actuaciones y medidas». Sobre las críticas recibidas, señaló: «No hay ningún aspecto que nos haya transmitido a las reuniones que no hayamos recogido».

Puerto de Tarragona