La familia de Helena Jubany aporta nuevas pruebas que «derriban» la coartada de uno de los sospechosos del crimen

"Mucha gente con información relevante ha perdido el miedo y ha contactado con nosotros", explica el hermano de la víctima

Foto facilitada por la familia de Helena Jubany a la agencia ACN.

Jordi Pujolar / Sabadell.- La reapertura de la causa por el crimen de Helena Jubany es ya sobre la mesa del juzgado número 2 de Sabadell. La familia de la joven mataronina asesinada en la capital vallesana ha aportado nuevos elementos de prueba que «cuestionan de raíz» las declaraciones que hicieron los testigos hace cerca de veinte años. Según el abogado de la familia, Benet Salellas, las nuevas pruebas «derriban» la coartada de Santi Laiglesia, uno de los principales sospechosos del crimen. La familia, por el contrario, no emprenderá ninguna acción contra otra de las que fueron sospechosas, Ana Echaguivel. El hermano de la víctima, Joan Jubany, celebra que exista una posibilidad real para reabrir el caso gracias a la presión mediática que ha ayudado a «romper el silencio» en torno al caso.

Las nuevas pruebas aportadas a los Juzgados son de tipo documental, pericial y también testifical. «Mucha gente que tenía información relevante ha perdido el miedo y ha contactado con nosotros», detalla Jubany. El escrito de solicitud de reapertura se presentó el pasado 5 de junio y ahora hay un año y medio de margen antes de que los delitos prescriban.

Aunque hace cerca de veinte años de la muerte de Helena Jubany, la familia tiene la "convicción" que esta vez «se hará justicia, se llegará hasta el final y se resolverá el crimen». En estas dos décadas, la familia siempre ha criticado la investigación que se hizo en su momento y asegura que gracias a las nuevas pruebas aportadas hay ahora «muchos hilos para estirar».

Los Jubany han contado en la fase final de este viacrucis con el apoyo de un grupo de vecinos de Sabadell que han recogido el dinero necesario para hacer frente al gasto judicial. La portavoz del Manifiesto Sabadellenc, Maria Argudo, celebra que ahora la gente se plantee que un feminicidio ocurrido hace diecinueve años no pueda quedar impune: «Es la causa de todo un pueblo»

Con todo, Argudo lamenta que la persona que mató a la joven mataronina continúe haciendo vida normal y que su familia no haya podido cerrar el duelo sin saber qué pasó la madrugada del 2 de diciembre de 2001. Ahora, añade el abogado de la familia, desde una perspectiva jurídica los argumentos están claros sobre la mesa para poder reabrir el caso y cerrar esta herida.

De no reabrirse ahora, los hechos prescriben el próximo año, en 2021, para cualquier persona relacionada con el caso de que no hubiera sido ya investigada en la primera instrucción. Para los que ya estuvieron imputados, como Laiglesia o Echaguivel, el plazo llega hasta 2025. Salellas, sin embargo, pide que el caso se pueda abrir de inmediato porqués se pueda hacer una investigación "profunda".

El caso de Helena Jubany

Helena Jubany murió la madrugada del 2 de diciembre de 2001, después de dos días desaparecida. Su cuerpo fue tirado desde una azotea, completamente desnudo y lleno de quemaduras. La muerte de la joven, además, está rodeada de muchos misterios. Tres meses antes del crimen, por ejemplo, Jubany recibió dos anónimos acompañados de bebidas adulteradas con somníferos.

Los principales sospechosos fueron amigos de Jubany del entorno la Unión Excursionista de Sabadell, donde la joven también era socia. Además, en el edificio donde se encontró el cuerpo estaba el domicilio de dos de los principales sospechosos, Montserrat Careta y Santi Laiglesia. Careta llegó a entrar en prisión provisional como posible autora del homicidio, pero se acabó suicidándose en la celda.

También entró a prisión Ana Echaguivel, como cómplice de asesinato, pero terminó puesta en libertad. El juez concluyó que no existían indicios suficientes para imputarle el homicidio. También quedó libre de responsabilidades Santi Laiglesia, que aunque se le investigó, nunca llegó a ser detenidos por estos hechos.

Puerto de Tarragona