El Parlamento aprueba que la abdicación de Felipe VI es necesaria y reprueba el Rey, Sánchez y Rajoy por la aplicación del 155

Los comunes permiten que la cámara apruebe las dos conclusiones de la comisión de investigación

Las diputadas Gemma Geis y Anna Caula levantando dos dedos durante una votación en el pleno del Parlamento, el pasado viernes. / Gerard Artigas

Silvia Jardín / Barcelona .- El Parlamento ha aprobado que la abdicación de Felipe VI es «necesaria» y reprueba el Rey, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, y el anterior jefe del ejecutivo español, Mariano Rajoy, para la aplicación del 155. la votación sobre la abdicación se ha aprobado con los votos de JxCat, ERC, CatECP y la CUP mientras que la reprobación se ha aprobado con los votos afirmativos de los independentistas pero la abstención de CatECP. Los puntos incluidos en el dictamen de la comisión de investigación de la aplicación del 155 de la Constitución han reprobado así la actitud de Felipe VI «en todo el proceso, desde el discurso del 3 de octubre de 2017, y especialmente en el impulso, la aprobación y la aplicación del artículo 155 de la Constitución ».

Concretamente, el Parlamento reprueba Rajoy, los miembros de su gobierno y el delegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo como «parte activa y decisiva en la aplicación del artículo 155». También al líder del PSOE y actual presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, por los mismos hechos. A ambos les reprochan «el desprecio» a las instituciones catalanas por no comparecer en el marco de esta comisión cuando se les citó. Finalmente, reprueban también Albert Rivera, que entonces lideraba Ciudadanos.

El Parlamento también ha constatado que la aplicación del 155 de la Constitución, que tacha de inconstitucional desde una perspectiva formal, estaba «predeterminada mucho antes del referéndum del 1 de octubre de 2017» y que «el gobierno español no tenía ninguna voluntad de no aplicarlo en caso de que el presidente Puigdemont hubiera convocado elecciones ». También constata que los días previos a la aplicación de este artículo «España no tuvo ninguna voluntad de negociación, diálogo y acuerdo».

Entre otras cuestiones, también constata que la aplicación del 155, con la intervención financiera de la Generalitat, ha conllevado a la institución «daños económicos» y «en términos de productividad, por el cumplimiento de todas las obligaciones que imponía el gobierno español», así como daños en las políticas públicas de salud o de colectivos vulnerables.

Cs, PSC-Unidos y PPC cargan contra JxCat, ERC y CUP para montar una «farsa» y buscar «revancha» con la comisión del 155

El diputado de ERC Jordi Orobitg afirmó que el 155 se ha demostrado como una «herramienta totalmente ineficaz para hundir el independentismo" que "no sirvió ni para cambiar el Parlamento ni cambió el Gobierno». Por todo ello, ha reclamado una ley de amnistía y la convocatoria de un referéndum, además de la abdicación de Felipe VI «por sanidad democrática» y por su apuesta por el conflicto y la confrontación. También ha criticado que el 155 se aplicó «rompiendo el pacto constitucional» y ha cargado por «la dejadez de funciones» de los grupos parlamentarios que no han participado en este espacio.

La diputada de JxCat Gemma Geis cree que el 155 es «el no proyecto» de España y lamentó que «sigue vigente» porque para debatir sobre autodeterminación o sobre la monarquía deben «someter a querellas». El grupo parlamentario de JxCat ha pedido la reprobación de Pedro Sánchez, de Mariano Rajoy y Albert Rivera como «ideólogos» de la aplicación del 155 y la de Felipe VI «porque el 155 no se puede entender sin su papel activo avalando violencia del 1-O ». Geis también ha dicho que el 155 sólo se superará con el ejercicio de la autodeterminación.

Por su parte, el diputado de los comunes Marc Parés ha calificado la comisión «de oportunidad perdida» al considerar que era el espacio donde se podían «reconocer mutuamente, hacer autocrítica y buscar puntos en común para poder avanzar». «Tengo la sensación de que hay una parte de la cámara que ha eludido su responsabilidad en no participar y que la otra ha querido impuesto su relato», lamentó. Parés ha dicho que el 155 no contribuyó a resolver el conflicto político, «todo lo contrario»; y que «se podría haber evitado" si todos los actores hubieran sido capaces de encontrar vías de diálogo.

Desde la CUP-CC, Carles Riera ha reclamado al Gobierno que «ante futuros escenarios, cambie de comportamiento y opte por la no colaboración y desobediencia y para defender los derechos civiles y políticos», un hecho que considera que no se producir el 2017, cuando ha denunciado «el allanamiento de altos funcionarios de JxSí». Riera ha situado el diálogo en una vía «quiebra» y dijo que la unilateralidad «entonces y ahora es la única vía para hacer la autodeterminación y hacer frente a la represión».

El presidente de Cs, Carlos Carrizosa, instó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a recorrer las conclusiones que el pleno votará este martes por la tarde. «Es contradictorio que el que defendieron en el Senado no se defienda por el gobierno ante los tribunales», dijo. Y acusó a los independentistas de «querer ganar votante en el Parlamento el que perdieron los tribunales» y de moverse por la «revancha» y estar «llenos de odio». «Perdieron los tribunales, acepten las sentencias», espetó Carrizosa, que ha defendido la legalidad del 155.

Los socialistas creen que la comisión ha sido «una farsa». El diputado del PSC-Unidos Ferran Pedret ha justificado la ausencia de su grupo en las sesiones convocadas porque «se pretendía investigar un efecto sin investigar la causa». «Siempre lo tratan así, como si el 155 fuera un hecho aislado que no se corresponda a ningún motivo. Hablamos del 6 y 7 de septiembre », emplazó Pedret, que ha denunciado« el atropello del reglamento del Parlamento y de los derechos de los diputados ». El parlamentario ha admitido que el 155 tuvo «afectaciones» pero que fueron «menores» a las que habrían sido si se hubieran «consolidado los actos del 6 y 7 de septiembre y después la DUI».

El diputado del PPC Santi Rodríguez ha criticado que esta comisión de investigación «no tiene por objeto investigar absolutamente nada» y que «ya tenían las conclusiones escritas antes de su constitución». En este sentido, acusó a los independentistas tener como objetivo «utilizar el Parlamento como propaganda y dar carta de naturaleza a un relato ficticio». Rodríguez también ha defendido que la aplicación de la Constitución era «absolutamente imprescindible» en ese momento y que las únicas responsabilidades las tienen «quien generó inseguridad jurídica» para los catalanes.

Finalmente, el diputado que ha presidido la comisión, Toni Morral, ha reconocido «cierta insatisfacción» por no haber obtenido respuesta a preguntas clave a «personajes que fueron los máximos responsables en la decisión de aplicar el 155», ya que optaron por no comparecer. «No comparecieron amparados con el informe del consejo de estado que decía que podían permitirse el lujo de despreciar el Parlamento», ha denunciado Morral, decepcionado también con la no participación en la comisión de Cs, PSC-Unidos y PPC.

Puerto de Tarragona